En la fase anterior se han definido el sistema para un nuevo modelo de gestión de los residuos urbanos del barrio alicantino de Garbinet. Vamos a definir ahora los mecanismos que nos ayuden a definir el diseño de las nuevas recogidas de basura.

FUN THEORY

The fun theory es un proyecto de Volkswagen en el que a través del juego se pretende alterar los comportamientos de los individuos en relación a un acto cotidiano. En lo aplicable al tratamiento de residuos se encuentran dos ejemplos de este proyecto.

Bottle Bank Arcade Machine, se trata de un contenedor de recogida de vidrio que se ha transformado en una máquina arcade. Una serie de luces y música guían al usuario para que deposite sus botellas de vidrio en la máquina, cuenta además con un contador a modo de puntuación. Los resultados de uso fueron en una tarde de 100 usuarios frente a 2 del contenedor más cercano

World’s Deepest Bin, se trata de una papelera instalada en un parque de una gran ciudad. En esta papelera se ha instalado un detector por  infrarrojos y unos altavoces. De manera que cuando alguien deposita sus residuos de la papelera esta emite un sonido cinematográfico como si estuviera cayendo en un agujero casi infinito. Los resultados en este caso fueron que se duplicó la cantidad recogida en esta papelera frente a otra normal del mismo parque.

De estos dos ejemplos se puede extraer una forma de hacer que la gente colabore en los aspectos cotidianos de la vida urbana sin entrar en obligaciones o moralismos. Frente a los largos periodos necesarios para educar en conciencia a los ciudadanos (10 o 15 años para que se noten los efectos), los sistemas de fun theory pueden comenzar a dar resultados inmediatamente. Convertir en un juego lo que de otra manera se ve como una obligación es una forma rápida y estimulante para el ciudadano de formar parte del sistema.

Otro ejemplo del tratamiento de los residuos a modo de juego es la instalación Glassphemy en NY. Se trata de un contenedor de vidrio blindado en el que se puede lanzar botellas de vidrio contra tus amigos que se encuentran a otro lado del vidrio de seguridad. Con lo que se facilita la rotura del vidrio para reciclarlo y se ayuda a eliminar estrés por parte de los usuarios.

ECONOMÍA DE ESCALA

En la Fase 3a se explica una serie de fases hasta llegar a la adaptación final del sistema.  En las fases 2-3 se desplazan los contenedores al interior de las zonas verdes para comenzar la integración. Sin embargo siguen siendo los mismos contenedores con sus limitaciones. La principal de ellas es su carencia de versatilidad y su tamaño. Carencia de versatilidad porque sólo puede ser usado para almacenar los residuos. En cuanto a su tamaño, al ser relativamente pequeños no se los puede integrar en otros sistemas superiores más versátiles.

Es por esto que se plantea rediseñar los nuevos contenedores.  Teniendo en cuenta que estos contenedores se refieren a materiales separados y que no presentan problemas de putrefacción ni malos olores, pueden realizarse de mayor tamaño, minimizando el número de recogidas anuales a las estrictamente necesarias. Redundando en un ahorro en la recogida y en las molestias a los vecinos de la misma recogida.

Aplicando los puntos anteriores podríamos diseñar unos juegos para niños en los que el depositar los residuos fuera un elemento más del juego. Así tendríamos unas instalaciones similares a éstas.

Sin embargo seguimos buscando nuevos factores aplicables a este caso que nos permitan complejizar más el diseño de los elementos.

EL PROCESO INDUSTRIAL

Uno de los elementos definitorios del proyecto es el hecho de utilizar los residuos separados de reciclaje como materias primas vendiéndolos de manera que el beneficio obtenido redunde en las mismas zonas verdes. Por esto es importante optimizar los recursos disponibles. Si tenemos unas materias de desechos que con unos tratamientos sencillos se facilita su incremento de rendimiento económico, debemos estudiar que sería necesario en cada material. Además podemos relacionar cada tratamiento a un tipo de juego aplicable en las zonas verdes.

Si se machaca el vidrio se ayuda a su proceso de reciclado y aumenta la densidad y la eficiencia de la recogida.

El papel triturado mejora la densidad y el transporte del residuo.

Los envases comprimidos aumentan su densidad mas de 4 veces y hacen más eficiente su recogida.

El volteo de la materia orgánica ayuda a su descomposición y a evitar malos olores.

Vemos que se puede vincular los tratamientos que favorecen a cada residuo con juegos de niños existentes en el mercado. De manera que creando unas instalaciones en las que se conectaran los procesos necesarios con los juegos de la zona verde se dispondría de una instalación que prepararía las materias para su llegada a la fábrica a través de un trabajo generado en el juego y la diversión de los usuarios de las zonas verdes. Esto es aplicable tanto a juegos infantiles como a juegos o ejercicios para todas las edades.

ESQUEMATIZACIÓN DE LOS PROCESOS

(Work in progress)

http://issuu.com/dcazorlat/docs/isuu?mode=window

Anuncios