¿Es posible recuperar lugares aislados y en desuso en la ciudad gracias a la cultura?

Basta con aunar el deseo de expresión artística de los ciudadanos con la disponibilidad de las entidades gestoras y la voluntad de los propietarios de dicho solar, para que el uso y la imagen de estos lugares cambien la forma de vivir la ciudad.

LentSpace es un espacio temporal para el arte al aire libre en el Downtown de Manhattan; un solar rescatado de su abandono en el que, gracias a la intervención de los vecinos y artistas de la zona, han surgido distintas iniciativas culturales y artísticas, que desde 2009 llenan esta improvisada “plaza” de vida, desde las 11 de la mañana hasta las 3 de la tarde.

1

El Contexto: Hudson Square

En 1705, la Reina Ana de Inglaterra cedió la “Church Farm” a la Trinity Church (118 Ha) que continuarían siendo una granja por muchos años, al norte de la ciudad. El generoso regalo de la reina Ana permitió a la Trinity Church comenzar a alquilar sus parcelas y ofrecer sus primeras cesiones de tierras- siendo la primera de ellas al King’s College, posteriormente conocido como Universidad de Columbia.

La Trinity Church continuó ofreciendo concesiones a otras instituciones, incluyendo nuevas iglesias y capillas. La Trinity Church invirtió dichas tierras para edificaciones residenciales y comerciales a lo largo del s.XIX. Cuando la Gran Depresión llegó en 1919, los edificios de la Trinity fueron alquilados a largo plazo a constructores. Estos edificios fueron configurados exclusivamente para un uso comercial, principalmente para alojar a editores que quisieran situarse cerca de sus clientes financieros en Wall Street.

La Trinity Church comenzó a transformar sus espacios de manufactura en nuevos espacios de oficinas en 1983, en un área que se comenzó a conocer como Hudson Square. El distrito, en el que Trinity Real Estate posee seis millones de metros cuadrados en 18 edificios, es un centro de oficinas, edificios residenciales, tiendas y restaurantes.

En 2009, fruto de distintas operaciones inmobiliarias, la Trinity Church “solamente” poseía ya 37 de aquellas 118 Ha de tierra en Manhattan, en su mayoría concentradas en el distrito de Hudson Square.

2

Hoy en día, Hudson Square es un distrito del bajo Manhattan, un lugar de tránsito que recibe una gran cantidad de tráfico rodado a lo largo del día. Esto es debido a su proximidad con el túnel de Holanda, una de los principales puntos de entrada a la isla desde los barrios residenciales de Nueva Jersey, cuyos vecinos atraviesan diariamente la zona para llegar a su oficina.

Con una densidad de 5.212 hab/km2 y una población predominante de entre los 30 y los 40 años, el anteriormente conocido como el “Printing District” sigue ligado a empresas de medios de informativos, agencias de publicidad, diseño, comunicación y arte. Se encuentra en una zona en la que la retícula urbana de Manhattan varía ligeramente, debido al trazado de la Sexta Avenida, dando lugar a manzanas de menor tamaño, con calles más estrechas y edificaciones de menor altura, donde aún se conservan multitud de viviendas victorianas del s.XIX.

A pesar de estar situado al Oeste del SoHo, barrio de galerías de arte por excelencia, y al Sur de Greenwich Village, barrio residencial con gran atractivo como hogar de artistas, Hudson Square es un barrio de viviendas y de oficinas con tradición periodística, sin ninguna otra característica especial que le dote de una identidad propia.

El Solar: Intersección y Tránsito

La parcela se encuentra en el límite de Hudson Square con Tribeca y el SoHo, delimitado por dos de las vías más transitadas de Manhattan, la 6th Avenue y Canal Street; por la también transitada Varick Street, y al norte, por Grand St.

4

La 6th Avenue se extiende desde el extremo norte de Manhattan, en el Uptown, hasta Church Street, situada algunos edificios bajo Canal Street. Entre los lugares más emblemáticos de la Sexta Avenida se encuentran el Radio City Music Hall, situado en el Rockefeller Center, la mayor tienda del mundo, Macy’s, Herald Square o el Exxon Building, entre otros. Es decir, es una de las vías más transitadas de Nueva York, que conecta las mayores atracciones turísticas y las más importantes firmas financieras de la ciudad.

El propietario del solar, como la mayor parte de los edificios de la zona, es la Trinity Church, y es gestionado por su compañía inmobiliaria, Trinity Real Estate. Al ser un viejo edificio en desuso, Trinity Real Estate decide demoler el viejo edificio que lo ocupaba, con el fin de construir una nueva promoción en un futuro. Desde este momento, la parcela permanecerá como solar edificable, vallado y sin acceso al peatón.

Agentes Implicados

Tras varios años de inactividad en el solar, y sumergido en la crisis financiera, Carl Weisbrod, presidente de Trinity Real Estate se da cuenta de que “el mercado no estaba preparado aún para una nueva promoción en el lugar”. Llegados a este punto, cabían dos opciones: la opción A era no hacer nada, esperar e impedir que allí se sucediese ningún hecho; pero por determinadas razones, tomaron la opción B: mientras no podamos construir nada, algo se podrá hacer. Por ello, la compañía se pone en contacto con el Ayuntamiento de  Nueva York, para poner el solar a su disposición.

Propiedades de Trinity Real Estate en Hudson Square

Propiedades de Trinity Real Estate en Hudson Square

El Ayuntamiento de Nueva York dispone de un departamento de cultura. Sin embargo, para la organización de las distintas exposiciones y eventos artísticos en la ciudad, suele servirse de distintas asociaciones culturales, distribuidas por los distintos distritos de Manhattan, a las que se asigna un presupuesto anual desde el “Department of Cultural Affairs”. Además de esta subvención, al ser un espacio de libre acceso, también entra en el presupuesto del “NY Department of Parks and Recreation” para el mantenimiento de la vegetación.

El LMCC (Lower Manhattan Cultural Council) es una asociación sin ánimo de lucro, cuyo objetivo en los últimos 40 años ha sido el de producir eventos culturales y promover el arte en el Downtown de Nueva York, mediante becas, servicios y programas de desarrollo. La mayor parte de su financiación proviene del área de Vivienda y Urbanismo del Ayuntamiento de Nueva York, de la Asociación de Comerciantes del Downtown New York, y de sponsors (tanto grandes marcas como comerciantes de la zona) y, en menor medida, de donaciones de pequeños benefactores.

Por lo tanto, otro agente implicado serían los establecimientos de la zona, que cada año contribuyen a la financiación del LMCC, y a cambio reciben una mejora en la oferta cultural del barrio, que se ve reflejada en el turismo y la afluencia de clientes en sus comercios. De hecho, debido a la implicación de los comerciantes, el LMCC invitó a los famosos “Food Trucks” (camiones de comida rápida) para que ocupasen un espacio del solar, con el fin de atraer un mayor público a la plaza.

El estudio Interboro Partners es el que se encarga del diseño de la intervención. Con un presupuesto reducido, serán capaces de optimizar los recursos, mediante el reciclaje de materiales y la adecuación (sin excesos) del solar como plaza pública.

El turista es otro factor determinante en este proyecto. La existencia de un solar en desuso en plena 6th Avenue no es beneficiosa para la imagen de la ciudad. Transformándose en un foco atractor de arte y espacio de estancia al aire libre, la percepción del espacio público será totalmente distinta para el visitante.

Por último, los artistas serán una pieza fundamental en el éxito del proyecto. El arte es el pilar que sostiene toda la intervención. La gestión del LMCC garantiza que exista una alta competitividad entre los artistas que estén interesados en exponer en este espacio, por lo que la calidad de las obras está asegurada, e irá en aumento conforme la “galería” se vaya posicionando como referente cultural en la ciudad.

Estrategias de Activación (Cronología)

La versión oficial de los motivos por los que Trinity Real Estate cede su solar fue la falta de recursos para la construcción de un nuevo edificio. Sin embargo, existen otro tipo de factores que, según diversas fuentes, tuvieron mucho que ver con esta decisión.

En principio, cabe pensar que, al ser el propietario del solar una institución cuyo fin es el bien de la comunidad, muestre mayor predisposición a promover este tipo de acciones. Una compañía con dichos fines, siempre mostrará mayor propensión a ofrecer cierta utilidad social-comunitaria a sus actividades

En segundo lugar, Trinity Real Estate recibió una exención total del pago de impuestos en dicho solar, que dada su localización, se trata de una cantidad nada desdeñable.

Además, como se ha comentado anteriormente, se trata de un área en un proceso de reforma, con edificios de reciente construcción y otros muchos de uso obsoleto, por lo que un aumento de la actividad en sus calles y plazas genera una gran repercusión en el entorno. Da la “casualidad” que la mayor parte de los terrenos de la zona son propiedad de la misma compañía, por lo que esos beneficios (mejora de imagen, atracción de artistas y turismo, etc) recaerían directamente en el propietario del solar, sin gastar un solo dólar.

Se mire por donde se mire, la institución saldría ganando, por lo que en 2008, Trinity Real Estate decide poner el solar a disposición del ayuntamiento por un período de 3 años.

Las leyes de la ciudad de Nueva York establecen que el 1% de los primeros veinte millones de dólares de un proyecto de construcción (y un 0,5% del resto del presupuesto de la obra) se destinará a obras de arte en cualquier edificio o espacio de propiedad pública de la ciudad. La dotación máxima para cada actuación es de $400.000. Este presupuesto se emplea en la realización de distintas exposiciones de arte, gestionadas mediante las mencionadas asociaciones culturales, entre las que se encuentra el LMCC.

Por lo tanto, cuando Trinity Real Estate contacta con el ayuntamiento, éste propone al LMCC como entidad gestora de la actuación. Se solicita la elaboración de un presupuesto del proyecto, contratar un equipo de diseño urbano y gestionar el programa cultural y artístico.

Jardineras "Low Cost"

Jardineras “Low Cost”

El presupuesto acordado será de 1 millón de dólares (745.000 euros aproximadamente), de los cuales 500.000 se asignarían al diseño y construcción del espacio, y el resto al mantenimiento y la gestión de las actividades.

Interboro Partners, de Brooklyn, fue el estudio elegido por el LMCC para la realización del proyecto. Además de anteriores colaboraciones, la firma se caracterizaba por el uso de materiales reciclados y la realización de proyectos de bajo coste, con excelentes resultados.

Existían ciertos condicionantes en los que la Trinity Church no iba a ceder. Uno de ellos, sería la temporalidad de la cesión (por período de 3 años), por lo que el diseño debería ser flexible y fácilmente desmontable. El más importante sería la necesidad de instalar una valla alrededor del solar, de manera que aunque el espacio fuese de libre acceso al público, existiría un control sobre el horario de apertura y lo que en el solar ocurriese.

Interboro Partners respondió a estos requerimientos de una manera muy inteligente. El diseño del mobiliario de la plaza sería a base de materiales no sólo baratos, sino ligeros y, en la medida de lo posible, reciclados.

Elementos pivotantes de vallado

Elementos pivotantes de vallado

Ante la necesidad de un vallado, se colocó una valla de alambre en los linderos Norte y Oeste del solar, de manera que se permitiese al peatón ver el interior del mismo. Sin embargo,  los linderos Sur y Este fueron delimitados mediante una interpretación libre de dicha barrera. “Pensamos que podríamos tener también una valla que no sólo bordease el sitio, no sólo delimitando un espacio de arte, sino que se convirtiese en un objeto público por sí mismo” dice Tobias Armborst, integrante de Interboro.

Montados sobre postes de acero, 26 paneles pivotantes de madera proporcionan asiento al visitante y soporte para obras de arte, además de privacidad al solar.

En la parte Oeste del solar aparecen grandes jardineras (también hechas de paneles de madera), con árboles y vegetación. Interboro Partners trabajó con el horticultor del “New York Restoration Project” para que las jardineras y las especies en ellas plantadas pudiesen ser trasplantadas en otras zonas del distrito cuando el período de uso del solar llegue a su fin.

Zonas de trasplante de vegetación

Zonas de trasplante de vegetación

La exposición innaugural se tituló “Points and Lines”, y expuso siete instalaciones de los artistas Graham Hudson, Eli Hansen and Oscar Tuazon, Ryan Tabor, Tobias Putrih, Olga Chernysheva Corban Walker y Oliver Babin. Todas las piezas hacían referencias al diseño y técnicas constructivas sostenibles, usando materiales como astas de bandera, escaleras, hormigón y acero.

Desde entonces, el espacio ha sido usado para multitud de diferentes usos, siempre gestionado por el Lower Manhattan Culture Council. Las actividades no sólo tienen que ver con el arte, sino con cualquier rama de la cultura en general, con la intención de consolidar una identidad propia dentro del barrio.

Éxitos y fracasos: Origen y deriva

La experiencia en estos tres años de cesión ha sido realmente positiva para el LMCC. El espacio nació como galería para que jóvenes artistas que quisieran darse a conocer. Con el tiempo, la calidad de las obras ha ido aumentando, debido a la competitividad que se ha generado entre los artistas que quieren exponer en LentSpace.

Algo más complicado ha sido acercar el arte al ciudadano de a pie y al turista. Las obras no han levantado gran interés fuera del propio círculo de amantes del arte. Para conseguir ese acercamiento a la cultura, el LMCC ha procurado ir introduciendo actividades más atractivas para los vecinos y trabajadores de la zona.

10En 2011 se comenzó a organizar un concurso de bandas musicales, y se dieron varias muestras gastronómicas de comercios locales. En verano de 2012 se ha llegó a un acuerdo con la asociación ” New York City Food Trucks” (asociación de camiones de venta de comida) para que ofrezcan sus servicios en el solar 3 días a la semana. De este modo, sí se ha conseguido que los vecinos y la gente que trabaja alrededor, se acerquen y den uso al espacio.

También se llegó a un acuerdo con las compañías Atlantic Metro y Horizon Media, que han proporcionado un servicio gratuito de red Wi-fi en el solar, con el fin de atraer a un mayor número de usuarios.

Por último, existe un aspecto que ha generado bastante controversia: el carácter público-privado del solar. Desde un principio, el espacio estuvo regulado por horarios de apertura, siendo cerrado en los meses más fríos del año. Además, a finales de 2011, protestantes del Occupy Movement irrumpieron en el espacio tras ser desalojados del Zuccotti Park. La Trinity Church utilizó su derecho de exclusión para exigir que también fuera desalojado. Esto hace que no se trate de un espacio público al uso, sino de una suerte de híbrido en el que no todo vale.

En la actualidad, se está debatiendo la ampliación del período de cesión por otros 2 años. No se conoce el estado de las negociaciones, aunque todo parece indicar que dicho período sí será prorrogado. Interboro Partners advierte que su proyecto fue diseñado para una duración de 3 años, por lo que el mobiliario urbano podría deteriorarse a partir de esta fecha.

Sostenibilidad Social

El proyecto afronta un problema, que es la falta de liquidez para la construcción de un nuevo edificio, en una solución: dar el espacio al peatón. En una zona en pleno cambio, donde la vida sucede en el interior de los edificios, y el camino por la acera es una simple anécdota, LentSpace crea un foco de atracción no sólo para el turista o para otros artistas, sino para el trabajador que a diario pasa por la acera. Se trata de una manera de devolver un espacio al peatón, que tan maltratado se encuentra en la ciudad.

Para la consecución de estos objetivos se ha hecho necesaria la implicación de asociaciones y grupos de la zona. Se ha conseguido involucrar a distintos agentes para hacer la zona atractiva para el ciudadano, y se ha pensado en sus necesidades para hacerlo eficientemente (comida para llevar, para el trabajador que tiene prisa; bancos para el que pasea…)

11

Además, la actuación hace al vecino o a futuros vecinos de la zona olvidarse de que se encuentra en un área tradicionalmente de oficinas. El reacondicionamiento visual del solar es clave en la aceptación del proyecto por parte de la sociedad.

Sostenibilidad Económica

Como ya se ha expuesto, se ha optimizado al máximo la financiación del proyecto.   El propietario evita pagar las tasas anuales y aumenta el valor de sus propiedades adyacentes; el promotor (ayuntamiento) invierte un dinero que debe ser destinado al arte, y la entidad gestora (LMCC) se aprovecha del espacio para crear actividades que fomenten su propio crecimiento y  el de sus artistas residentes.

En cuanto al diseño, todo el mobiliario se fabrica a base de materiales “Low Cost” fácilmente desmontables, muy conveniente dada la temporalidad de la actuación.

Sostenibilidad Medioambiental

El grado de reciclaje de los materiales a utilizar en el solar es un punto clave en el diseño del mismo. El terreno permanece sin pavimento, debido a su difícil reciclaje posterior, y el mobiliario está diseñado para que se mantenga en buen estado no más de tres años.

La elección de las especies vegetales se realiza bajo la supervisión del horticultor del distrito, ya que cuando acabe el período de cesión, éstas serán trasplantadas a diversos lugares de Hudson Square. Además son especies autóctonas, con un bajo coste de mantenimiento.

Sostenibilidad Cultural

La cesión del espacio a una asociación cultural, y no a un artista en concreto, tiene multitud de ventajas.

En primer lugar, son los vecinos de la zona (y artistas residentes en el LMCC) los que diseñarán las obras de arte que en él se expongan. Además, las obras pasarán un proceso de selección, y con el tiempo, a medida que el número de artistas interesados en exponer aumente, aumentará la calidad de los trabajos presentados.

12

Por último, es de alabar que le arte no es el fin de este espacio, sino un medio para activar ciertas actividades en la zona. Es un pretexto, gracias al cual han surgido otro tipo de eventos culturales y celebraciones (gastronómicas, reuniones sociales, etc) que enriquecen la cultura del barrio, y poco a poco, construyen una identidad.

Conclusión

LentSpace es un caso ejemplar de rehabilitación de un espacio en desuso. Todas las partes implicadas supieron encontrar los beneficios, y trabajar juntos para la consecución de un mismo objetivo.

La temporalidad de la solución fue clave para que el proyecto se pudiera llevar a cabo. Existen gran cantidad de solares y terrenos públicos en desuso en nuestras ciudades. Se puede conseguir revitalizar estos espacios analizando las oportunidades que ofrece su entorno, y aprovechando al máximo los recursos, para llegar a soluciones temporales que mejoren la percepción del espacio público y aumenten la calidad de vida de nuestros barrios y ciudades.

Fuentes:

lmcc.net

nytimes.com

opinionator.blogs.nytimes.com

interboropartners.net

afasiaarq.blogspot.com

nycfoodtrucks.org

plataformaarquitectura.cl

designboom.com

ciudadesaescalahumana.org

spontaneousinterventions.org

wikipedia.org

Anuncios