Image

En esta ex-barriada marginal funcionaban los astilleros y malvivía la mano de obra emergente; pero a raiz de una iniciativa de un artista local, Benito Quinquela, quien fundó en su casa una escuela y un museo en base a sus obras, e instó a los demás artistas del barrio a animar sus calles; una de las intervenciones decisivas fue el pintar las fachadas de sus casas con las pinturas sobrantes de los barcos que traian los astilleros del barrio. Luego se propuso impulsar el tango en las calles y asi se popularizó la famosa calle Caminito. En paralelo, se impulsó el deporte con la construcción del gran estadio futbolístico del equipo homónimo. Ahora La Boca es descrita como una especie de museo  o feria de arte al aire libre, y ha sido el lugar donde se instaló la Fundación Proa de arte contemporáneo, que organiza ambiciosas exposiciones internacionales.

En la década de los ’90 comenzó el proceso de renovación y puesta en valor del barrio por parte del ayuntamiento, con la construcción de la obra para mitigar las inundaciones en la ribera del riachuelo y la continuación de otras intervenciones menores en el espacio público. El programa planteado por el gobierno tiene como finalidad incentivar las inversiones de capital privado en la zona, orientados al perfil de “zona de interés turístico y valorización patrimonial”.

El 36% de la población del barrio vivía en régimen de alquiler, lo que permitía el desplazamiento de estos por grupos de mayor nivel adquisitivo. Por tanto, este planteamiento generaba una renovación urbana, medioambiental, pero en ningún caso social, cultural y económico.

Por este motivo aparecieron organizaciones reivindicativas de protección social, al mismo tiempo de iniciativas artísticas para dotar al barrio de un valor social y cultural en la ciudad.

Estas organizaciones tomaron parte activa en el proceso de renovación. Ahora, el barrio es descrito como un museo o feria de arte al aire libre de la ciudad.

DESCRIPCIÓN DEL CONTEXTO

SITUACIÓN Y ENTORNO

La Boca es un barrio situado en el límite sudeste de la ciudad de Buenos Aires. Se constituyó durante el primer período de metropolización de la Ciudad, entre 1860 y 1914, organizado en relación con el movimiento y las actividades comerciales del puerto del Riachuelo y ocupado por los inmigrantes externos que, en esta etapa, engrosaban en gran medida el proletariado urbano. Este es el momento de la proliferación de los conventillos como una de las formas que asume el hábitat popular en la Ciudad. En 1887 aproximadamente el 30% de la población de Buenos Aires vivía en los 331 conventillos del barrio.

Image

Conventillo es como se denomina a un tipo de vivienda urbana colectiva, también conocida como inquilinato, donde cada cuarto es alquilado por una familia o por un grupo de hombres solos. Los servicios (como comedor y baños) solían ser comunes para todos los inquilinos.

Image

CARACTERÍSTICAS DEL BARRIO

Superficie (en km2): 3,1

Densidad (habitantes/km2): 14.004,2

Población Total: 43.413

El barrio de La Boca goza de una ubicación privilegiada en la configuración de la Capital Federal ya que dista a unas escasas 15 manzanas de la Casa de Gobierno y de la Plaza de Mayo y está rodeado por otros importantes barrios de la zona sur de la ciudad  como son San Telmo y Barracas.

El carácter histórico del barrio se vincula con rasgos culturales (como la vida asociativa y política propia de su pasado obrero de comienzos de siglo y con la existencia de un patrimonio arquitectónico distintivo, aunque muy deteriorado.

PROBLEMÁTICAS SOCIALES Y CONTROVERSIAS EXISTENTES

Desde mediados de siglo xx, La Boca experimentó un proceso de vaciamiento –entre 1947 y 1991 perdió el 40% de su población–, al que se sumó un proceso de degradación, agudizado a partir de los setenta con la desactivación del puerto y el paulatino cierre de gran parte de las industrias de la zona (navieras, textiles y de producción de alimentos).

En 1991, la población era de 46.277 habitantes que formaban 15.227 hogares. De la totalidad de los hogares, el 36% vivían en inquilinatos, situación que convierte a La Boca en el barrio con mayor concentración de inquilinatos de la Capital Federal: 70% del total.

Al mismo tiempo, el barrio presenta un entorno con niveles significativos de degradación ambiental, dados su carácter ribereño (el Riachuelo se encuentra contaminado y genera malos olores); por ser un barrio bajo- que históricamente padecía inundaciones recurrentes por sudestadas; por contener amplias zonas de depósitos- actualmente receptores de mercaderías de importación- y un significativo nivel de tráfico pesado (que genera efectos perjudiciales, como vibraciones, en un parque habitacional antiguo y muy  deteriorado), a lo que se suma un serio problema estructural que es el mantener el sistema de red de desagües pluviales y cloacales original de la ciudad.

Debido a estos factores, el metro cuadrado construido en el barrio bajó a un valor promedio de $ 500, la mitad del promedio para toda la Capital Federal ($ 1000).

AGENTES INVOLUCRADOS

ORGANIZACIONES TRADICIONALES. INTERÉS CULTURAL

Las asociaciones tienen entre 50 y 130 años. Dentro de este conjunto heterogéneo hay mutuales, ateneos culturales, asociaciones vecinales, clubes, instituciones de bomberos, entre otros. Todas reivindican una tradición histórico-cultural típica de La Boca, vinculada a la longevidad de la institución, a una trayectoria institucional y un reconocimiento de su importancia tanto  por parte de sus pares y otras instituciones como por parte de las autoridades estatales.

Para estos dirigentes, las obras que acompañan el proceso de renovación, son “proyectos puramente escenográficos que no apuntan a las necesidades del barrio” por los que “se destruye el paisaje, se destruye la esencia. De repente, los que vivimos en el barrio nos encontramos con adefesios que no tienen nada que ver con nuestra identidad.

ORGANIZACIONES REIVINDICATIVAS. INTERÉS SOCIAL

A partir de la coyuntura crítica y recesiva que vivía el país, nacen la mayoría de las organizaciones que conforman este grupo, entre 1995 y 1997. Organizados en torno a la luchas contra los desalojos masivos o para realizar tareas sociales como la asistencia alimentaria y el apoyo escolar. El denominador común que define a estas organizaciones es el “elemento dinámico”: la reivindicación.

COMEDORES COMUNITARIOS. INTERÉS SOCIAL

Comedores que cumplen una función esencial: complementan la reproducción social de las familias de escasos ingresos, en su gran mayoría numerosas y, en una importante proporción, monoparentales. Surgen entre los años 93 y 97, en un contexto de recesión y crisis de empleo. La función estrictamente asistencial, limita tanto la ampliación de las actividades como la participación de los vecinos a favor del desarrollo de capacidades de lucha o de gestión.

AYUNTAMIENTO DE BUENOS AIRES. INTERÉS ECONÓMICO

El programa planteado por el gobierno de la ciudad, tiene por finalidad incentivar las inversiones de capital privado en la zona, mediante la recuperación del río y del espacio público. De este modo, Ayuntamiento abre la posibilidad de desarrollo de la renovación del barrio, generando condiciones propicias para la atracción del capital privado y las inversiones en emprendimientos orientados al área comercial y de servicios, asociados al perfil de “zona de interés turístico y valorización patrimonial”.

DESCRIPCIÓN CRONOLÓGICA DE LAS ESTRATEGIAS

ORDEN DE ACONTECIMIENTOS

Algunas de las propuestas que configuraron el programa pudie­ron realizarse, en tanto que otras quedaron como enunciados. El programa se desarrolló hacia fines de la década del ´80 y se fundó en una fuerte intervención del Esta­do como motor de cambios. Esta situación permitió implementar obras de infraestructura, cambios normativos y adquisición de con­ventillos.

Sus ejes de desarrollo fueron:

1-Inundabilidad e infraestructura (control de inundaciones y renova­ción de servicios)

2-Hábitat (adquisición inmobilia­ria, realojamiento)

3-Actividades (reciclaje de inmue­bles vacantes industriales, relocali­zación industrial, microiniciativas económicas, empleo)

4-Espacios públicos (bajo auto­pista, circulación, accesibilidad estacionamiento, espacios verdes, espacio público)

5-Identidad (Actividades turísti­cas inducidas, desarrollo cultural, arquitectónico, propuesta norma­tiva urbanística AE)

6-Vida social y asociativa

En 1994 se inicia la construcción de las obras para el control de inundaciones que crean las condiciones para realizar las de recuperación urbana y continuar con nuevas intervenciones en el espacio público. El programa de revalorización prevé la eliminación definitiva de las inundaciones, obras de saneamiento, de reordenamiento del sector turístico,  creación de paseos peatonales, definición de nuevas áreas históricas, rezonificación del antepuerto, puesta en resguardo del bajo autopista 9 de Julio declarado como espacio de urbanización-parque y rezonificación de amplios sectores de suelo urbano, hasta entonces vacante en el barrio.

En este marco, a través del Instituto de Vivienda,  implementa algunas acciones puntuales en materia habitacional: inicia la ejecución de obras nuevas programadas en cuatro inquilinatos de los 21 de su propiedad; Relocaliza a algunas familias que residen precariamente; y desarrolla, bajo diferentes modalidades, una operatoria de financiación directa de la demanda otorgando créditos individuales a las familias en situación de emergencia habitacional y de bajos ingresos para adquirir, en forma mancomunada, inmuebles en el mercado con destino a uso habitacional. Las dos primeras iniciativas acompañan en forma explícita los programas de renovación barrial mencionados, en tanto que la última parecería ser, en parte, una respuesta al proceso de movilización social de los vecinos en el barrio.

A fines de 1996, culmina el trámite sucesorio de un propietario privado que poseía numerosos inmuebles del barrio. Este evento se superpone con una ola de juicios de desalojo en inmuebles de propiedad privada, y esta nueva coyuntura de emergencia favorece la constitución de la  Asamblea de Desalojados de La Boca, que inicia un movimiento reivindicativo en reclamo de soluciones habitacionales. Las organizaciones comunitarias que se constituyen a partir de la Asamblea de Desalojados impulsan la unión de vecinos para la compra de algunos inmuebles, a través de la negociación directa con los propietarios privados. En algunos casos en que tal negociación no fue posible, los vecinos, organizados en forma mancomunada, adquirieron otros viejos inmuebles de propiedad privada que se encontraban en venta en el barrio. A través de este mecanismo, se compraron más de cien edificios.

A las intervenciones del gobierno local se suman las impulsadas por grupos de mayor poder adquisitivo que inician su anclaje en el barrio a través de la adquisición, a bajo costo, de antiguos galpones, astilleros y viviendas para su reciclaje y uso posterior, ligado predominantemente a actividades comerciales y de servicios culturales que se instalan como base de un polo turístico en el centro de la Ciudad. Como son los siguientes:

Image

1. Mural Escenográfico
El “Mural Escenográfico” del barrio La Boca, frente al Parque Lezama de la ciudad de Buenos Aires, recrea, con objetos y dibujos, una típica escena del barrio La boca de antaño. Entre los personajes destacados del barrio La Boca, se encuentran el bandoneonísta Aníbal Troilo, Diego Maradona y el pintor de La Boca, Benito Quinquela Martín. El Mural escenográfico de La Boca fue realizado por los vecinos del Grupo de Teatro Catalinas Sur con las rejas, maderas y chapas de un conventillo que existía en el lugar.

Image

2. Casa Amarilla
La “Casa Amarilla” es una réplica de la casa del Almirante Guillermo Brown (marino de origen irlandés pionero de las fuerzas navales argentinas), construida en un terreno vecino al original.
En el interior de la Casa Amarilla, del barrio La Boca, funciona el departamento de Estudios Históricos Navales y el Instituto Browniano. Casa Amarilla posee una biblioteca y un salón para usos múltiples.
Sobre la avenida Almirante Brown del barrio La Boca, se levantaron los primeros teatros de La Boca: el Ateneo Iris, el Panterpe y el Dante Alighieri, donde se representaban óperas líricas italianas.

Image

3. Museo de Cera
La construcción donde actualmente funciona el “Museo de Cera del barrio La Boca” es de principios del siglo XX. En dicha casa funcionó en el pasado el Comité Socialista presidido por el Dr. Alfredo Palacios.
En la actualidad la construcción de la calle Del Valle Iberlucea 1261 alberga el único museo de cera de Argentina, en el que aparece plasmada la esencia del barrio La Boca a través de escenas que remiten a la epopeya inmigratoria del Sur de la ciudad de Buenos Aires, desde sus orígenes hasta nuestros días.

4. Calle Museo Caminito.

En la década de 1950, el pintor Quinquela Martín y los residentes del barrio, pintaron sus casas de múltiples colores con los restos de pinturas de los artilleros, convirtiéndose en un foco de atención en el barrio y la ciudad. Se le llamó Paseo calle Caminito y se le fueron sumando diversas donaciones de distintos artistas. En el año 1959, el Paseo calle Caminito se convirtió en un museo a cielo abierto y en el periodo de regeneración.

Image

Image

5. Plazoleta Bomberos Voluntarios, calles Lamadrid y Garibaldi, barrio de La Boca, Buenos Aires.
La “Plazoleta de Bomberos Voluntarios”, del barrio La Boca ocupa actualmente un area el que antiguamente existia un terreno baldío. La Plazoleta de Bomberos Voluntarios del barrio La Boca cuenta tambien con un pequeño anfiteatro.

6. Fundación Proa.
“Fundación Proa” es una institución sin fines de lucro que fomenta proyectos culturales de arte contemporáneo en la ciudad de Buenos Aires. Fundación Proa alberga importantes exhibiciones internacionales de arte y realiza ciclos y conferencias sobre arte contemporáneo.

Image

7. Vuelta de Rocha.
Don Antonio Rocha era el propietario de los terrenos donde actualmente se levanta una plazoleta con forma de barco, anteriormente llamada “Plazoleta de los Suspiros”, ya que ahí era un lugar donde los genoveses se encontraban y reunían para recordar a su patria. Actualmente se la denomina al área “Vuelta de Rocha”. Es un área donde el Rihachuelo de la ciudad de Buenos Aires hace una gran curva para luego desembocar en el Rio de la Plata.

Image

8. Escuela Pedro de Mendoza y Museo Quinquela Martín.
En el año 1933, el artista Argentino plentamente identificado con el barrio La Boca, Benito Quinquela Martín, donó un terreno para la construcción de un edificio que albergaría una escuela primaria, y un museo de arte argentino, y que además constituyó su propia vivienda y taller. El pintor Benito Quinquela Martin decoró las aulas con pinturas murales. La colección del “Museo Quinquela Martin”, que funciona en el tercer piso del edificio, fue iniciada por Benito Quinquela Martín mismo, e incluye mucha de su obra y la de otros artistas argentinos. La Escuela Primaria se llama “Escuela Pedro de Mendoza”.

Image

9. Teatro de La Ribera.
El “Teatro de La Ribera”, fue construido en terrenos donados también por Benito Quinquela Martín, quien además fue partícipe de la creación misma del teatro. El Teatro de La Ribera se inauguró en el año 1971 y puede alojar hasta 700 espectadores.

Image

CONCLUSIONES: NUEVOS USOS Y VIEJOS LUGARES, UNA TRAMA DE SIGNIFICACIONES  DISPUTADAS

Las obras de renovación son un disparador que posibilita la instalación de nuevos usos y actores en el barrio. En este contexto, el sentido histórico del patrimonio cultural y la identidad del barrio se convierten en eje de debate entre los líderes de las organizaciones tradicionales, que disputan su apropiación junto con la legitimidad y el sentido de ese pasado en el presente.

ÉXITOS Y FRACASOS

CULTURAL

La base de la regeneración del barrio fue la cultura propia del mismo. El barrio contaba con una fuerte identidad barrial que, además, ya se había manifestado visualmente en su entorno. Hay que tener en cuenta que este hecho fue la excusa del proyecto, pero en ningún caso la población residente tomó parte activa en el proceso.

SOCIAL

A pesar de que hubo una fuerte involucración ciudadana, esta se generó a posteriori, como reivindicación de los derechos habitacionales de los vecinos del barrio. Desde este punto de vista, y aunque la población en el barrio ha aumentado y ahora cuenta con un flujo y actividad social que antes de la regeneración no poseía, el mayor fracaso del proyecto ha sido desde el punto de vista social, ya que no se adecuó y mejoró el entorno para la población residente, sino que se especificó en un grupo social en concreto: los turistas, y es por ello que para los ciudadanos de bajos ingresos el mantenerse en el barrio haya sido insostenible.

MEDIOAMBIENTAL

Aquí se pueden observar los mayores éxitos de la revitalización del barrio, tanto por las infraestructuras realizadas para mejoras tanto higienistas como de seguridad, como mejoras ambientales y estéticas en las calles y los espacios públicos. Realmente esto es así ya que los medios para conseguir los fines, reclamo turístico, fueron precisamente estos.

ECONÓMICOS

Los cambios obtenidos en el barrio ha generado empleo en el sector de servícios, pero si bien es cierto, estos son principalmente para el sector privado ya que han sido los principales impulsores del proceso. Mientras tanto, los residentes siguen viviendo en régimen de alquiler, pero al doble de precio.

Anuncios