INTRODUCCION

El Proyecto “Nuevos Filtros Verdes con Macrófitas en Flotación para la Región Mediterránea” es una intervención en tres pequeñas pedanías de Lorca (Murcia) en las que debido a su lejanía con el centro urbano vertían las aguas residuales a pozos ciegos. Ante esta tesitura, el Ayuntamiento de Lorca decidió construir tres “microdepuradoras”, una en cada pedanía, para depurar el agua residual y utilizarla para el riego de los cultivos. El sistema de depuración utilizado fueron filtros de macrófitas en flotación, un sistema totalmente biológico, sin apenas costes energéticos y de mantenimiento. De esta manera, se genera un sistema descentralizado de microdepuración para evitar la contaminación del medio ambiente y ahorrar en agua de riego con los consecuentes beneficios medioambientales y sociales.

1

CONTEXTO

LOCALIZACION Y DEMOGRAFÍA

Lorca es un municipio español de la Región de Murcia. Es la tercera población en importancia de la Región de Murcia tras Murcia y Cartagena, con 92.865 habitantes (INE 2012); de ellos, 59.683 habitantes corresponden al casco urbano y el resto a sus numerosas pedanías, distribuidas a lo largo y ancho de los 1.675 km² de término municipal,8 el segundo más extenso de España tras el de Cáceres.

Es en alguna de estas pedanías (Doña Inés: 149 habitantes, Avilés: 394 habitantes y Coy: 501 habitantes) donde se instalarán los sistemas de microdepuración con plantas macrófitas.

La economía de Lorca se basa en gran parte en la agricultura (frutas y hortalizas como alcachofa, pimiento, brécol y lechuga). En los últimos años, esta actividad ha atraído a numerosa población inmigrante procedente de Ecuador y Marruecos.

La ganadería porcina cuenta con una prolongada tradición, al igual que su transformación industrial derivada. Sin embargo es el sector servicios y de distribución el que ocupa al mayor segmento de población ya que Lorca sirve de importante centro comercial a otras localidades de la comarca y la vecina provincia de Almería. También queda alguna reminiscencia de la industria del curtido, textil y alfarería, que mantuvo la economía lorquina durante buena parte del siglo XX.

Localización Lorca

Localización Lorca

Localización de las pedanías respecto a Lorca

Localización de las pedanías respecto a Lorca

ENTORNO Y GRUPOS DE POBLACIÓN

Los tres municipios en los que se construyeron los sistemas de depuración de agua mediante macrófitas se encuentran en las denominadas “Tierras altas” de Lorca. Todos ellos basan su economía en el sector agrícola con grandes extensiones de cereal, almendros y vid. El turismo rural podría ser el futuro de la población. Las tres poblaciones se encuentran relativamente cerca entre sí, pero a una distancia de aproximadamente 23-30 km de Lorca.

En este contexto, se puede hablar de una población dedicada a la agricultura, con pocos ciudadanos jóvenes.

Avilés

Avilés y su depuradora de macrófitas

Doña Inés y su depuradora de macrófitas

Doña Inés y su depuradora de macrófitas

Coy y su depuradora de macrófitas

Coy y su depuradora de macrófitas

PROBLEMATICAS Y CONTROVERSIAS EXISTENTES

La depuración de las aguas residuales de las cuencas mediterráneas españolas es todavía muy deficitaria. La Cuenca del río Segura, especialmente de los ríos Segura, Guadalentín y Mula, es quizás el ejemplo más grave de la situación.

Una parte del problema, común a buena parte de España, es la falta de depuración de las aguas urbanas y el mal funcionamiento de las depuradoras existentes. En el conjunto de la Cuenca del Río Segura, de las 207 depuradoras inventariadas, solo 87 realizan su labor adecuadamente, 2 están abandonadas, 59 no funcionan y 59 presentan un funcionamiento deficiente. Las depuradoras tienen serios problemas de olores, gasto energético y costes de mantenimiento excesivos. Por otra parte, nos encontramos con numerosos núcleos de población aislados (pedanías de otras grandes poblaciones) que, aunque dispongan de sistemas de alcantarillado, no pueden reunir sus efluentes con los de otros núcleos dada la distancia entre los mismos.

El caso de Lorca (Murcia) es uno de los mejores ejemplos de este problema. En uno de los municipios más extensos de España (1.676 km2), la mitad de su población, 35.000 habitantes aproximadamente, se reparte en numerosos núcleos dispersos, además de en miles de viviendas unifamiliares esparcidas en la denominada “Huerta de Lorca”. Esta estructura poblacional dificulta enormemente la ejecución de alcantarillados y de la depuración de las aguas de forma conjunta.

En este contexto surge el proyecto de la instalación de macrófitas en los pequeños núcleos de población de Lorca.

AGENTES

La Unión europea, con su proyecto LIFE+ Medioambiental, es el máximo financiador del proyecto. El coste total del proyecto de las microdepuradoras de macrófitas ha sido alrededor de 200.000 euros (150€/habitante equivalente), al que hay que sumarle los costes de las canalizaciones de saneamiento y posterior agua depurada, que no constan en ningún documento y por lo tanto no podemos valorar.

Proyecto LIFE + Medioambiental

Proyecto LIFE + Medioambiental

De los 200.000 euros del coste de las estaciones depuradoras, el proyecto LIFE subvencionaba a priori un 80% de manera directa, sin pagos fraccionados (más adelante veremos que no fue así).

Pero el agente principal de este proyecto es el Ayuntamiento de Lorca que se ha encargado de las gestiones políticas, en cuanto a conversaciones y negociaciones con los diversos propietarios de los terrenos seleccionados para el emplazamiento de los diferentes prototipos de filtros proyectados. Además, ha gestionado los pagos recibidos de la Comisión Europea y las partidas de cofinanciación del Ayuntamiento, habilitando fondos extras para la reparación del sistema en ciertas ocasiones. La posibilidad de que el Ayuntamiento haya respondido ágil y rápidamente ante todos estos requerimientos se debe principalmente a la designación de un técnico competente por parte del propio Alcalde con total poder de maniobrabilidad entre todas las Concejalías implicadas. El ayuntamiento, también ha tenido que subvencionar el 20% del coste del proyecto.

La ejecución de las obras de los filtros se contrató a la constructora Hnos. González Lucas, S.A., salvo el último filtro correspondiente a la explotación porcina GAMUR, que se contrató al constructor Juan José Pérez. Las obras se realizaron bajo la dirección facultativa de la E.T.S. de Ingenieros Agrónomos de Madrid.

La coordinación de las actuaciones de seguimiento científico, de redacción y elaboración de los proyectos y cálculos preliminares y el seguimiento de las obras de construcción, se ha efectuado a través de reuniones quincenales entre el coordinador general del proyecto y el Catedrático de Producción Vegetal de la ETSIA de la Universidad Politécnica de Madrid. Estas reuniones han resultado imprescindibles para la buena marcha del proyecto. La supervisión in situ de los trabajos de construcción ha permitido realizar ajustes sobre los proyectos y las correspondientes certificaciones de obra necesarias para asegurar la calidad y el buen funcionamiento de los prototipos.

La coordinación de la contratación y seguimiento de obras y su mantenimiento, responsabilidad finalmente de la Fundación 2001 Global Nature tras la firma del convenio con el Ayuntamiento de Lorca, ha agilizado enormemente todos los procesos de contratación de obra, acuerdos con los propietarios de terrenos y gestión posterior de los filtros.

Los nuevos operarios necesarios para el mantenimiento del sistema y las plantas son otro de los agentes implicados en el proyecto.

Otro de los agentes es la Obra Social de Caja Madrid, que financia a través de su Convocatoria Anual de ayudas Económicas para el Desarrollo de Proyectos Medioambientales (convocatoria 2003) las acciones de divulgación y sensibilización (creación y mantenimiento de la web, elaboración material informativo como paneles, trípticos, etc.). También se encargó de la gestión y organización de un curso para técnicos sobre depuración con tecnología de macrófitas y la celebración de un Congreso internacional sobre filtros verdes en Lorca.

Sin duda otro agente que ha intervenido en el proceso ha sido la entidad público-privada de Aguas de Lorca, que se encarga de la gestión del sistema una vez finalizado. Por un lado controla la llegada de agua residual a los filtros de macrófitas y por otro controla la distribución del agua depurada en diversas plantaciones y cultivos.

También ha tenido un papel destacable en todo el proceso la institución CIFEA Lorca (Centro Integrado de Formación y Experiencias Agrarias de Lorca). Se ha encargado de la creación de ciclos formativos de grado medio y superior y cursos de formación ocupacional, dirigidos a desempleados. También ha realizado proyectos de investigación y ensayos de los contaminantes de las aguas depuradas para corroborar la aptitud de estas para el riego de cultivos y campos cercanos.

El medio ambiente es otro de los agentes implicados en el proyecto, ya que se ve claramente beneficiado por los ahorros en producción de agua, y en depuración eliminando así grandes cantidades de emisión de CO2. Además, los filtros de macrófitas suponen la creación de fauna como insectos y anfibios.

Los agricultores también se ven beneficiados por este sistema de depuración, ya que el agua que utilizan para regar sus campos procede del sistema de macrófitas y es mucho más barato que el agua potable que antes utilizaban. En este sentido, en algunas fuentes se menciona la colaboración económica de algunos agricultores, aunque no se precisa de que cantidades se trata, y por tanto suponemos que no es relevante.

Los ciudadanos de las poblaciones en las que se ha instalado el proyecto, apenas tienen participación e influencia en el mismo. No se podría decir que tengan beneficios directos, salvo la posible concienciación de la escasez hídrica y el consecuente ahorro en gasto de agua debido a la visualización del proceso.

DESCRIPCION DE LAS ESTRATEGIAS

OBJETIVOS

El primero y más básico de los objetivos era la eliminación de la contaminación por aguas residuales en 3 núcleos de población en una comarca con un alto déficit hídrico. Además, también se pretende la reducción o práctica eliminación de los olores procedentes, tanto de los vertidos actuales no tratados, como de depuradoras de funcionamiento defectuosos. Además, se pretende reducir el impacto paisajístico de los vertidos y de las grandes instalaciones depuradoras y con ello la reducción de los peligros sanitarios que generan estos vertidos.

Otro de los grandes objetivos consistía en la utilización del agua depurada para el riego de los campos agrícolas cercanos. Con esto se pretendía ahorrar en el precio del agua de riego ya que anteriormente se regaba con agua potable. También se pretendían reducir los costes de producción energéticos del agua ya que con el sistema de macrófitas la energía necesitada era mínima o incluso nula.

Otro objetivo consistió en la demostración de la eficacia de un sistema de depuración de aguas residuales innovador mediante plantas macrofitas flotantes. La novedad del sistema consiste en convertir en flotantes a macrofitas emergentes enraizadas de forma natural.

Macrófitas recién plantadas

Macrófitas recién plantadas

Con esta demostración, el proyecto también pretende la promoción de estos nuevos sistemas en las regiones mediterráneas, donde la falta de parada vegetativa invernal favorece la actividad de las plantas y los hace especialmente aptos para núcleos turísticos, a veces lejanos de los cascos urbanos y con mayor población en verano, época de máxima actividad de los filtros.

Además, se pretende demostrar la eficiencia de nuevos sistemas de filtración no sometidos a una economía de escala, y por tanto aplicables a pequeñas comunidades. Son sistemas baratos en su ejecución y mantenimiento. Se trata pues de un sistema de depuración a pequeña escala, que se puede calificar como “microdepuración”, un sistema independiente de las grandes depuradoras y con una menor cantidad de efluentes a depurar.

ORDEN ACONTECIMIENTOS. FASES 

Año ¿?: El ayuntamiento de Lorca decide realizar un sistema de depuración en Coy, Doña Inés y Aviles para evitar el vertido de las aguas residuales a pozos negros.

Año 2000: Inicio del proyecto de filtros de macrófitas por parte de la E.T.S de Ingenieros agrónomos de Madrid como parte de un proyecto de investigación de este tipo de tecnologías.

Año 2001: Presentación del concurso a la Unión Europea y su programa LIFE+ Medioambiente.

Año 2002: Se concede la financiación por parte de la UE y el programa LIFE del 80% de la inversión total, lo que supone unos 160.000 € (Sin contar el dinero de las canalizaciones de agua potable y depurada, que no consta en ninguna fuente). El ayuntamiento deberá financiar el 20% restante (40.000 €). También en este año se comienza la plantación de las plantas macrófitas para que fueran creciendo antes de ser instaladas en las depuradoras.

Se procede a un dimensionado exhaustivo de la instalación, en cada caso de manera particular. El dimensionado y las necesidades de depuración varían entre las tres pedanías debido a la diferencia de habitantes equivalentes a depurar. Se hacen estudios científicos sobre la idoneidad de las especies de macrófitas que se deben instalar en cada pedanía, así como las dimensiones de las microdepuradoras, para ajustarse a las calidades del agua depurada que exigen las normativas.

Plantación y crecimiento de las macrófitas en viveros

Plantación y crecimiento de las macrófitas en viveros

Macrófita en crecimiento

Macrófita en crecimiento

Año 2003: Inicio de las obras, aún sin la totalidad de la subvención europea (tan solo 50.000€), por lo que el Ayuntamiento de Lorca se vio obligado a financiar una mayor parte en un principio.

Inicio de las obras. Excavación de los canales

Inicio de las obras. Excavación de los canales

Impermeabilización de los canales

Impermeabilización de los canales

Año 2004: Finalización de las obras de construcción en dos de las tres “microdepuradoras”. Se produce la inauguración de las instalaciones de Doña Inés y Avilés.

La Unión Europea en este punto había proporcionado 120.000€, y ya no proporcionaría mas.

Se colocan las plantas macrófitas ya desarrolladas en las microdepuradoras, y por tanto también en este año se empezó con el mantenimiento de la instalación y las plantas, con un operario.

Antes de poner en funcionamiento completamente el sistema se establecen una serie de controles de la calidad del agua depurada para asegurar que cumple con los parámetros exigidos por la normativa española y europea. En total se tomaron 12 muestras de agua en múltiples fechas en las tres microdepuradoras. Todas ellas cumplieron los parámetros establecidos.

También en 2004 tuvo lugar una Jornada Informativa dirigida a los vecinos de las pedanías sobre las tencnologías y la construcción de este tipo de sistemas de depuración mediante macrófitas. Además se realizó el Congreso internacional sobre filtros verdes en Lorca, con motivo de la construcción de las tres microdepuradoras.

Durante todo este año, la repercusión en los medios locales y nacionales fue notable. Se escribieron artículos en periódicos y revistas y se concedieron entrevistas y reportajes en televisión y radio. (La verdad, La opinión, Cadena Ser, RNE, Onda 7, TVE regional, etc.)

Macrófitas jóvenes

Macrófitas jóvenes

Año 2005: Se termina la depuradora de Coy.

Es el primer año con el sistema de microdepuración en funcionamiento, con la depuración de agua y su posterior reutilización en riego de cultivos cercanos (no hay datos precisos de los resultados, ni de los m3 depurados ni de los utilizados para riego, ni el ahorro en agua potable).

Año 2008: Los vecinos se quejan de una plaga de mosquitos en la microdepuradora de Avilés. Algunas de las plantas se han puesto en mal estado por la falta de cuidados fitosanitarios y esto ha supuesto la aparición de mosquitos. En este contexto, se hace necesaria la desmantelación completa del sistema. Se cultivan nuevas plantas para poder llevarlas a la depuradora averiada.

Debido a esto se hace necesaria la contratación de un nuevo operario de mantenimiento, para evitar posibles daños de futuro.

Año 2009: La depuradora de Coy vuelve a estar en funcionamiento.

No hay más datos cronológicos.

ESTRATEGIAS

Estrategia económica

El proyecto se financia gracias al programa LIFE+ Medioambiental de la UE, que aporta un 80% de los costes, más el 20% restante que proporciona el Ayuntamiento de Lorca. Sin embargo, como ya hemos comentado, la aportación de la UE no fue inmediata, y el Ayuntamiento tuvo que proporcionar más dinero del que tenía previsto en un principio. Además, al final no se recibió la totalidad del 80% correspondiente a la aportación europea, que sólo llegó hasta el 60 % (120.000 €).

Además, el sistema de depuración con macrófitas supone unos costes de producción de agua muy inferiores a los del agua potable. Por tanto también existe una estrategia económica detrás del sistema de macrófitas.

Estrategia medioambiental.

El sistema de depuración consiste en un método novedoso que combina las ventajas de los sistemas flotantes y los de macrofitas emergentes, eliminando o reduciendo sus inconvenientes. El sistema es capaz de realizar un tratamiento total de los efluentes, eliminando elementos eutrofizantes, especialmente fósforo y nitrógeno, incluso cantidades importantes de metales pesados o descomponer fenoles, por lo que el sistema es también válido para tratar vertidos industriales. Se ha trabajado especialmente con Typha, Phragmites, Sparganium, Scirpus e Iris.

En el proyecto se ha contemplado el uso de este sistema de Filtro de Macrofitas Flotantes, como sistema biológico único, demostrando su alta capacidad de depuración en ambos casos. Se ha probado el funcionamiento tanto con invernadero como sin él, para así poder comparar los resultados, constatándose que si bien las plantas reducen su capacidad de depuración durante el invierno, sin plásticos, el sistema continúa depurando, dado que la fijación de materia orgánica y la reducción de fósforo y nitrógeno se realiza principalmente en el sistema radicular. En estas regiones de clima mediterráneo no es necesaria la construcción de invernaderos.

Con este sistema se pretende evitar la contaminación del terreno producida en debido al vertido de aguas residuales en pozos negros, así como reducir en costes energéticos del agua utilizada para riego (antes del proyecto, potable)

Depuración del agua residual con macrófitas

Depuración del agua residual con macrófitas

Estrategia social:

El proyecto en sí no utiliza ninguna estrategia social, sino que basa su potencialidad en las estrategias económicas y medioambientales. No obstante, si que se producen ciertos beneficios sociales como la creación de puestos de empleo de mantenimiento de las depuradoras.

Estrategia cultural:

En este sentido, se podría decir que el proyecto trata de eliminar la tradición de verter las aguas residuales a pozos negros, un aspecto muy perjudicial para el medio ambiente y que por desgracia aún está muy arraigado en algunos municipios españoles.

Además, el proyecto se ve acompañado en todo momento de una fuerte campaña de propaganda, publicidad e información acerca de su funcionamiento, para que los ciudadanos puedan comprender y recibir de manera adecuada las microdepuradoras.

NIVELES DE INTERVENCION

Diseño y cálculo de los prototipos de filtros con macrofitas en flotación

Los primeros pasos en la ejecución de los prototipos fueron, la contratación del levantamiento topográfico de todas las parcelas donde se preveía instalar los filtros y el análisis de los efluentes a tratar para realizar el dimensionamiento adecuado de cada filtro. Posteriormente se llevó a cabo la redacción y planeamiento de los proyectos de construcción de cada uno de los prototipos.

Construcción y plantación de los prototipos

Dado que las plantas acuáticas empleadas en los trabajos de depuración no existen normalmente en los viveros comerciales, una parte importante del tiempo, durante la primera fase del proyecto, se empleó en poner a punto un sistema para la producción de este tipo de plantas, para lo cual se construyó un vivero con balsas específicas de poca profundidad para el crecimiento de los semilleros y obtención de los plantones que luego se instalaron en los diferentes filtros. En total se emplearon unos 25.000 plantones de las especies Typha domingensis, Sparganium emersum y Cyperus eragrostis, principalmente de los dos primeros, y cerca de otras 10.000 para reposición de marras.

Canal vacío esperando las macrófitas

Mantenimiento de los prototipos

Desde 2004 se han realizado rondas de seguimiento de todas las obras ejecutadas y, especialmente, el funcionamiento de los filtros ya plantados así como el estado sanitario de las plantas instaladas. También ha controlado el estado del circuito hídrico por parte de “Aguas de Lorca” y se han realizado labores de siega y tratamientos fitosanitarios periódicamente cada 3 meses.

Seguimiento científico

Una vez que las plantas estuvieron instaladas en los filtros y a partir del otoño de 2004, dado el carácter innovador del sistema de depuración con macrófitas, las autoridades sanitarias han obligado a realizar un seguimiento científico en el que se analizan las aguas residuales que entran al sistema, y las aguas depuradas que salen para comprobar que el nivel de depuración es el correcto para su posterior uso.

Reutilización del agua depurada

El agua depurada se reutiliza para riego de los cultivos agrícolas de la zona. No hay datos cuantitativos concretos de este nivel de intervención ya que parece que las únicas fuentes disponibles tratan el sistema de depuración como tal, y no tanto los posteriores usos del agua potable.

Difusión y sensibilización

Dentro del capítulo de difusión y divulgación, se trataron los siguientes aspectos:

Lo primero fue la elaboración de un manual de construcción y gestión de los filtros de macrófitas, junto con la puesta en marcha de un curso de 25 horas sobre este tipo de sistemas para técnicos, empresas, ayuntamiento y administración en general. En este sentido hay que sumar la celebración de un Congreso Internacional en Lorca para técnicos especialistas en macrófitas.

El segundo nivel consistió en la creación de dos jornadas informativas para la población local, para informar acerca del sistema y concienciar al ciudadano. Además se colocaron 18 paneles informativos junto a los filtros, para que los ciudadanos pudieran estar mejor informados.

También se procedió a la realización de un video sobre el proyecto, un CD-ROM y una página web.

Además, una gran campaña en los medios de comunicación desde el inicio del proyecto ha posibilitado la difusión del proyecto

MICRODEPURADORAS INSTALADAS

Filtro de Coy

Se han considerado 500 habitantes equivalentes, y se han construido 3 canales de 50 cm de profundidad de 64,5x4m y un canal de 57,4×4 m con una superficie total de 992 m2. Las plantas utilizadas en Coy tienen un sistema de flotación especial, y son de una especie distinta al resto, debido a que los picos de vertidos contaminantes en el municipio eran muy fuertes. El agua residual llega hasta la microdepuradora por una nueva conducción realizada al efecto.

Filtro de Coy

Filtro de Coy

Filtro de Avilés

Se han considerado 500 habitantes equivalentes (sobredimensionado respecto a la población real) y se han construido 4 canales de 50 cm de profundidad de 18, 70, 100 y 110 x 4 m, con una superficie total de 1.192 m2. El agua residual llega a la microdepuradora a través de una pequeña derivación respecto a la red existente de colectores.

Filtro de Doña Inés

Se ha dimensionado el sistema para 180 habitantes, con canales de 50 cm de profunidad de 22, 32 y 40 x 4,5 m con una superficie total de 414. El agua residual llega desde un pozo de decantación que recibe el agua residual del pueblo. El bombeo para llegar hasta los canales, que necesita salvar poca pendiente, se realiza mediante un sistema de placas fotovoltaicas.

Filtro Doña Inés

Filtro Doña Inés

BENEFICIOS Y ÉXITOS

Beneficios económicos

El sistema de macrófitas es muy económico (150€/habitante) al contrario que las depuradoras convencionales (cerca de 1000 €/habitante).

El agua de todo el sistema discurre por gravedad, y no cuesta dinero impulsarla. Además, en la depuración no se gasta energía ya que el sistema es totalmente biológico, y por tanto se ahorra dinero.

Los filtros con macrófitas no están sometidos a una economía de escala como es el caso de las grandes instalaciones de depuración. Se pueden aplicar a pequeños núcleos de población muy aislados entre sí como es el caso del término de Lorca.  La puesta en marcha de los prototipos ha demostrado la viabilidad del sistema de filtración bajo diferentes condiciones de vertidos, pero especialmente en núcleos de población de entre 150 y 1.000 habitantes. Estos núcleos de población o actividades económicas, por sus dimensiones y localización, difícilmente podrían disponer de sistemas de depuración convencionales a un coste similar.

El coste de mantenimiento, especialmente cuando se comparte entre varias instalaciones de filtración cercanas puede ser muy reducido, sobre todo debido al bajo coste energético. Se ha calculado que puede resultar inferior a 30 €/habitante equivalente y año. En este cálculo se ha incluido la mano de obra necesaria, el transporte de la misma entre los distintos filtros, material de siega, fitosanitarios, material de reposición (flotadores, plantas, etc.), y otro material auxiliar.

El coste del agua depurada es muy reducido, cercano a los 10 centímos, y por tanto el ahorro en agua de los agricultores hace que los cultivos sean más eficientes con una mejora de la relación costes-beneficios (No hay datos cuantitativos al respecto)

Beneficios medioambientales

La economía y facilidad de la instalación hace que el consumo energético en la construcción sea mínimo.

La conducción del agua residual hasta la depuradora, y del agua depurada hasta los campos de cultivo discurre toda por gravedad y por tanto no hay costes energéticos para bombear el agua.

El sistema de macrófitas tiene mayor rendimiento que otros sistemas. Se reduce hasta el 90% de la materia orgánica y productos contaminantes perjudiciales para los cultivos. Además, el coste energético es nulo, ya que las plantas solamente necesitan la luz del sol para crecer y realizar la depuración, que consiste en un sistema totalmente biológico.

El sistema produce biomasa (2,23 Kg/m2 anuales) que puede ser reutilizada posteriormente en abonos. Alimentación ganadera o con fines energéticos (un m2 de macrófitas produce anualmente biomasa con un poder calorífico equivalente a un litro de petróleo)

El sistema de macrófitas se adapta perfectamente a los picos de la red de aguas residuales. Si hay un aumento en la llegada de agua residual al sistema, las plantas son capaces de depurarla sin problemas.

Reducción de la contaminación de las aguas subterráneas y superficiales derivada de las filtraciones de pozos negros.

Reducción de olores y riesgos sanitarios procedentes de aguas no tratadas y del impacto paisajístico que suponen las grandes depuradoras y los vertidos. El nivel de ruido y el impacto visual son nulos.

La realización del proyecto en las provincia de Murcia presenta ventajas debido a que la falta de parada vegetativa invernal permite una depuración continua a lo largo del año y no es necesaria la instalación de invernaderos. Además, se permite reutilizar aguas en un territorio con déficit hídrico.

Las Confederaciones Hidrográficas del Segura, del Tajo y del Ebro, así como diversos Ayuntamientos y ONG’s (WWF Adena) han demandado información acerca de los resultados de la puesta en marcha de estos sistemas. Se ha solicitado también información para proyectar la construcción de filtros de macrofitas en flotación en una urbanización de Villa del Prado (Madrid)

Se han recibido peticiones de información desde la Administración de poblaciones de la Comunidad Valenciana y existen trámites para la construcción de Filtros de Macrofitas en Flotación en el Parque Natural de la Albufera de Valencia.

Finalmente, este tipo de sistemas de depuración contribuyen a cumplir acuerdos internacionales firmados por la Unión Europea, como el Protocolo de Kioto, ya que no sólo no consumen prácticamente energías de fuentes no renovables, sino que actúan como auténticos sumideros de carbono al producir gran cantidad de biomasa.

Las macróitas producen biomasa que puede reutilizarse

Las macróitas producen biomasa que puede reutilizarse

Beneficios sociales

Los sistemas de depuración convencionales generan normalmente un mayor número de puestos de trabajo por habitante que los sistemas de filtración blandos, como éste cuyos costes de mantenimiento, y por tanto de personal, son menores.

Los filtros suponen un coste asumible por pequeñas poblaciones, lo que permite paralelamente la creación de empleo aunque sea compartido por estos municipios o localidades. En este proyecto se ha contratado a dos operarios para el mantenimiento de los tres prototipos. Aunque el empleo generado sea modesto, la sencillez de los filtros permite el acceso al mercado laboral de mano de obra no especialmente cualificada. La gestión de los filtros de macrofitas en flotación implica la contratación esporádica de labores como la cosecha periódica del material vegetal. Esta labor no requiere de una fecha muy exacta en su ejecución, y ha sido realizada por agricultores o maquinistas locales de forma complementaria a sus trabajos habituales, rentabilizando así su maquinaria y periodos de actividad.

Si aumentara considerablemente la construcción de este tipo de filtros, sería necesaria la creación de un vivero especializado en la producción de plantas acuáticas, con el consiguiente fomento de empleo. Hasta la fecha no ha sido necesario, dado que la planta era producida en la ETSIA de la Universidad Politécnica de Madrid.

FRACASOS

En un primer momento se mantuvieron reuniones con representantes de las autoridades locales y vecinos implicados, hasta llegar a definir los emplazamientos definitivos. Surgieron diversos imprevistos que obligaron a cambiar la ubicación prevista para los filtros de las pedanías de Coy y Doña Inés, De esta forma, la E.T.S. de Ingenieros Agrónomos redactó 3 proyectos completos de los cuales 2 finalmente no fueron válidos, lo que hizo necesario la redacción de otros tantos nuevos proyectos para las ubicaciones definitivas de los prototipos.

Finalmente, un factor limitante es la disponibilidad de terrenos, ya que los filtros requieren una media de 3 m2 por habitante (con los sistemas actuales, basta con 1,5 m2), incluidos aquí las vías y sendas de servicio. Muchas veces la falta de disponibilidad de suelo público hace necesaria la compra de terrenos o la realización de convenios.

Han surgido imprevistos en todas estas gestiones, incluso ha surgido la necesidad de acometer obras no previstas de saneamiento a cargo del propio Ayuntamiento. Éste finalmente ha respondido satisfactoriamente, agilizando en la medida de lo posible todos los trámites para lograr la ejecución de todos los objetivos planteados en el proyecto, proponiendo soluciones y alternativas en cada caso.

Otro inconveniente ha surgido entre los vecinos, algunos de los cuales se quejan por la aparición, en determinadas épocas del año, de mosquitos en los alrededores de las depuradoras.

Una de las principales conclusiones que creemos cabe resaltar para un proyecto de tratamiento de aguas residuales es la necesidad de conocer muy bien de antemano la situación real de vertidos y el estado del saneamiento de la población o industria a tratar. En este caso el problema ha sido especialmente grave en Coy, donde se encontraban periódicamente picos muy altos de vertidos muy contaminantes, lo que ha obligado a afrontar obras previas de acondicionamiento no presupuestadas, a cargo del propio Ayuntamiento, generando un retraso añadido en el calendario del proyecto. También existe un cierto desconocimiento y descontrol del tipo de vertidos que eventualmente pueden recibir estos filtros (residuos de pequeñas industrias agroalimentarias, vertidos en el ámbito doméstico, etc.)

Pero sin duda el principal fracaso del proyecto, ha sido el escaso mantenimiento fitosanitario durante los primeros años. La microdepuradora de Coy tuvo que ser restituida al completo, con una nueva plantación de macrófitas, debido al ataque de algún insecto, que además atrajo a una gran cantidad de mosquitos. Esto supuso un sobrecoste (no hay datos de cuánto, ni quien lo pagó) que no estaba previsto.

Macrófitas muertas

Macrófitas muertas

Macrófitas en mal estado debido al mal mantenimiento

Macrófitas en mal estado debido al mal mantenimiento

CONCLUSIÓN

De todo lo anteriormente desarrollado, se pueden sacar algunos aspectos positivos:

Por un lado, este sistema de filtración es especialmente reproducible en localidades templadas y cálidas de la costa del Mediterráneo, Norte y Sur. En esta región los inviernos templados permiten no utilizar filtros bajo plástico, ya que las plantas no paran su ciclo vegetativo, lo que abarata aún más estos sistemas. Además, la capacidad de depuración de los filtros es mayor durante el verano, con el máximo de producción vegetal coincidiendo con los picos de población debidos a la afluencia de turistas a las costas.

En toda la Unión Europea, es un sistema aplicable a pequeñas comunidades, aunque en las regiones más frías requiere de la instalación de cubierta de invernadero para mantener su funcionamiento en los meses invernales y, en estos casos, su coste se incrementa.

Por tanto, el sistema puede ser perfectamente exportable a otras regiones europeas o del resto del mundo, especialmente de zonas templadas y cálidas. Se trata de un sistema que funciona de forma muy simple, cuya técnica se aprende fácilmente por personal no cualificado, y sencillo de instalar.

Además, estas depuradoras trabajan perfectamente cuando tienen pocos m3 de entrada de agua residual. En este caso, la microdepuradora de Coy (501 HE) es la que más caudal recibe. Otros ejemplos, más novedosos y modernos (algunos aeropuertos, rio Niger de Mali, etc.) utilizan depuradoras de macrófitas con hasta 5000 HE. Por tanto, esta escala de depuración es perfectamente adaptable a la microdepuración en rotondas que se plantea en mi proyecto de rotondas de Alicante.

El proyecto también sirve para darse cuenta que el sistema de macrófitas tiene muchas ventajas, tanto económicas, como medioambientales. Sin embargo, hay que tener especial atención con el mantenimiento y el cuidado de las plantas. Hay que llevar unos controles periódicos y realizar tratamientos fitosanitarios y de siega, para evitar que las microdepuradoras dejen de funcionar.

No obstante, quiero remarcar que no se han encontrado algunos datos cuantitativos que resultaban bastante interesantes. Por ejemplo, no se sabe cuántos metros lineales de instalaciones de conducción de agua (residual y luego depurada) se han tenido que construir. Tampoco se saben cuántos m3 se producen anualmente y que se hace exactamente con ello. Las informaciones indican que se reutilizan para riego agrícola en campos cercanos pero no establecen datos cuantitativos. Por tanto, tampoco podemos sacar datos de cuanto supone de ahorro el agua depurada respecto a la potable. Todos estos datos de vital importancia quedarán totalmente definidos de cara al proyecto que nos ocupa, en Alicante.

Por último es importante destacar que en la actualidad, existen sistemas de macrófitas mucho más avanzados, con mayores

REFERENCIAS

 http://www.fundacionglobalnature.org/macrophytes/

Anuncios