La gestión de los residuos en Vitoria-Gasteiz

La ciudad de Vitoria, donde residen más de 240.000 personas, viene desde hace años trabajando para ser una ciudad ejemplar. Instituciones públicas, empresas privadas y los ciudadanos, caminan en la misma dirección, hacia el desarrollo sostenible y la buena gestión de los recursos.

Sus primeras líneas de trabajo pasaron por conservar zonas en la periferia de la ciudad con alto valor ecológico, evitando que las nuevas urbanizaciones las arrasaran. Ese fue el primer paso, en 1992, del futuro Anillo Verde de Vitoria. Que, actualmente en 2013, están muy próximos a cerrarlo.

Otra de las asignaturas pendientes era la movilidad sostenible dentro de la ciudad. Partían de una alta utilización del vehículo privado, sobre todo para acceder a sus puestos de trabajo en las zonas industriales de las afueras de Vitoria. El transporte público era lento y alejado de un sistema intermodal. Apenas existían zonas de carga y descarga, dificultando el trabajo de los vehículos comerciales y la circulación en la ciudad. En la red ciclista aparecían muchas desconexiones. Además la movilidad del peatón estaba en una clara desventaja frente al tráfico motorizado.

Para alcanzar un desarrollo sostenible y realizar una buena gestión de los recursos, ni que decir tiene, que la gestión de los residuos también tuvo y sigue teniendo un papel protagonista en sus estrategias. Con todo esto y mucho más, la ciudad hizo una apuesta clara y decidida por mejorar.

Salvador Rueda, director de Ecología Urbana de Barcelona, trae de su mano una nueva célula urbana para habitar conocida como “supermanzana”. Ésta  que ya había aplicado de manera exitosa en el Barri de Gràcia, Barcelona, estaba preparada para implementarla en Vitoria.  Un total de 77 supermanzanas, que empezaron en 2008 y prevén finalizarlas en 2023.

Supermanzanas

Microsoft Word - PRESUPUESTO_final.doc

esquema_supermanzana_bcnecologia

Con la implementación de las supermanzanas, el aparcamiento será uno de los principales perjudicados, problema que solucionarán creando nuevas zonas de aparcamiento subterráneas, en la mayoría de los casos, con acceso desde la red básica. Pero con esta nueva manera de entender el espacio público de la ciudad, las vías básicas que canalizan el tráfico dejaran a las calles interiores como espacio de socialización. Libre de tráfico de vehículos ajenos a los vecinos o comercios de la zona.

El objeto de devolver a los peatones el espacio público robado por el tráfico rodado, repercute de manera muy positiva en otros campos como el caso estudiado de los residuos. La búsqueda de calidad del espacio público afecta de manera directa en la recogida de residuos y la presencia de estos en sus calles.

Su mayor éxito como ciudad vendría en 2010, cuando la Comisión Europea le otorgó el premio de Capital Verde Europea 2012. Todo ello fruto del compromiso y esfuerzo de la ciudad para encarar y atajar los problemas ecológicos y mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, disminuyendo el impacto y presión que ejercen sobre el medio ambiente.

Lo interesante de la ciudad de Vitoria-Gasteiz en la gestión de residuos es la convivencia de distintos sistemas de recogida, diseñados y optimizados a las circunstancias de cada área, en este caso correspondiente con barrios. Todos estos sistemas a la cabeza en la innovación de la gestión de residuos, fueron incluidos como una realidad en el Plan Integral de Gestión de Residuos Municipales 2008-2016 (PIGRM-VG 2008-2016).

Coexisten en una misma ciudad, además del sistema tradicional de recogida de basuras mediante un camión y contenedores de carga lateral situados a nivel acera (resto) y nivel área de aportación (reciclaje), el sistema de recogida neumática en cinco barrios, el sistema 5 personalizado donde los ciudadanos que eligen participar en la recogida de materia orgánica se les proporciona los cubos y bolsas necesarias, así como toda la información necesaria acerca del proceso y una llave para poder abrir el contenedor de la calle. Existe también un sistema conocido como “Visto y no visto” implantado en zonas que por accesibilidad y situación hacen de la presencia del contenedor un problema. Finalmente desde enero de 2012 se ha puesto en marcha, en toda la ciudad, otro programa para fomentar el reciclaje conocido como “Gasteiz Recycling Progress” el cual consiste en el registro del peso que se recicla en tu contenedor más cercano de papel y envases. Así pues, desde internet puedes acceder a esos datos. Y cada trimestre quedan expuestos en cada contenedor, al final de cada año se premia a los dos barrios que más reciclan con la creación de un juego de mesa ambientado en ellos.

SISTEMAS EN VITORIA

Recogida neumática

La recogida neumática de residuos se implantó por primera vez en Vitoria-Gasteiz en el año 2002, en el Casco Medieval. El proyecto surgió para dar respuesta a los problemas de ruido que generaban los camiones de recogida de basura al pasar por las estrechas calles del barrio, así como a la imposibilidad de instalar contenedores de reciclaje.

Todo esto dentro de un marco de medidas para la reactivación del centro histórico. La recogida neumática era pues otra actuación como pudiera serlo las conocidas rampas mecánicas inauguradas en 2007. Ambas junto a otras medidas cuyo objetivo era mejorar la ciudad y la vida a sus ciudadanos.

rampas y buzones

Actualmente, el sistema de recogida neumática se ha ampliado a los barrios de nueva urbanización de Ibaiondo, Salburua, Zabalgana y Mariturri.

I-0_Red de Abastecimiento_esc55000.dgn

El sistema de recogida neumática, mediante corrientes de aire, transporta los residuos y los arrastra a través de una tubería metálica, instalada en el subsuelo de Vitoria-Gasteiz, a una nave central.

Los residuos que llegan se clasifican por fracciones, y se van acumulando en un contenedor hermético para su transporte a la planta de tratamiento correspondiente.

Este sistema evita a los ciudadanos convivir con el trasiego diario de los camiones de recogida y los contenedores en el espacio público. La integración de los buzones en los propios edificios hacen incluso invisible los residuos en la calle.

Esta integración no es sólo de los buzones, sino que la central que recoge todos los residuos se integra entre los edificios de viviendas, como es el caso de la del centro histórico. Donde el proyecto preveía la ubicación sobre la nave de recogida de un edificio de vivienda social que se encuentra en fase de construcción.

arriaga

Sistema Visto y No visto

Este sistema de recogida se implantó en diciembre de 2007 y sirve para dar solución a los residuos que diariamente se generan en la zona del Ensanche peatonal, posibilitando la recogida selectiva y evitando los problemas que generaba el anterior sistema de recogida (bolsas en el suelo, olores, manchas…).

Son contenedores móviles que se colocan y retiran diariamente en la zona peatonal del centro de la ciudad en horario de 21:00 a 23:00 horas. Se recogen tres fracciones con el siguiente calendario:

CALENDARIO

Sistema 5 personalizado

El sistema 5 personalizado, se inicia en 2010, como experiencia piloto en los barrios de Abetxuco, Lakua-Aranangelo y Arriaga-Lakua. Consistía en la implantación de un quinto contenedor exclusivo para materia orgánica compostable en determinadas áreas de aportación.

Ese proceso iba precedido de unas campañas de información por el barrio mediante buzoneo, reuniones con asociaciones de vecinos y comunidades. El ciudadano que estaba interesado podía participar en la recogida selectiva de la fracción orgánica. Para ello el ayuntamiento de Vitoria facilitaba todo el material necesario: el cubo de 10 L para casa, 90 bolsas compostables, una llave para el contenedor marrón situado en la calle e información.

Los resultados fueron un 12’6% de participación (841 viviendas), con una pureza de la fracción orgánica del 99’7% y cerca de 170 gramos al día de aporte por participante.

Este sistema personalizado permite tener un registro de toda la gente que aporta su fracción, al ser un proceso voluntario no permite que la masificación lo arruine por falta de calidad. Es una solución sencilla y fácil de escalar, con un alto grado de pureza (>97%)  y permite que 80kg/participante escapen al flujo del vertedero anualmente. Además no supone ningun impacto urbanístico la instalación de contenedores 10 veces más pequeños que los habituales.

Gasteiz Recycling Progress

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, con la colaboración de Ecoembes, puso en marcha en enero de 2012, un novedoso programa a través del cual se busca una mayor implicación de la ciudadanía en la recuperación de los residuos que genera.

El Programa municipal GASTEIZ RECYCLING PROGRESS (Incremento del reciclaje en Vitoria-Gasteiz) pretende dar a conocer la evolución a lo largo del tiempo del material recogido en los contenedores de papel y cartón y envases de plástico, latas y briks situados en la vía pública. De esta manera, el ciudadano va a poder estar al tanto del progreso de la actividad recicladora en el contenedor que él mismo utiliza, entendiendo que esta circunstancia va a servir de motivación para incrementar su predisposición al reciclaje.

Para dar a conocer la evolución del reciclaje en Vitoria-Gasteiz se ha creado una página web “vitoriarecicla.com” en la que, a través de la geolocalización, se tiene constancia de todos los contenedores ubicados en la ciudad y de su evolución temporal.

Para demostrar que reciclar sirve de mucho, de los dos barrios de la ciudad que mejor reciclen, se diseñará un original juego de mesa sobre reciclaje, personalizado con los elementos más emblemáticos de sus calles.

folleto V4 copia

Sostenibilidad ambiental

Vitoria-Gasteiz ha buscado con todas sus estrategia caminar hacia un futuro sostenible en cada campo. En el de los residuos, todos los sistemas buscan el mayor aprovechamiento, y la máxima separación en origen con el objetivo de que año a año se vea reducido el flujo que termina en el vertedero.

La evolución de los residuos domésticos en la ciudad de Vitoria en 10 años es síntoma de que las cosas se han estado haciendo bien.

En 1999, se separaba en origen para reciclaje un 13’9%. En 2009, un 25’9%.

En 1999, iban a vertedero el 86’1%. En 2009, sólo va a vertedero un 3’7%, el otro 70’4% se utiliza en una planta de Tratamiento Mecánico Biológico para obtener energía.

Aunque el gasto energético de los diferentes sistemas de recogida se puede equiparar, la cantidad de GEI enviados a la atmósfera también se ha reducido. Por un lado alimentándose con energías de origen renovable, por otro renovando la flota de camiones con vehículos híbridos.

Así pues, los sistemas específicos diseñados a medida de cada zona, han conseguido una mejora notable en el aprovechamiento de los residuos y minimizar el impacto ambiental.

Sostenibilidad económica

Si bien es cierto que la cantidad de dinero invertido en Vitoria es muy superior a la de otras ciudades españolas, gran parte de este dinero viene de partidas que apoyan a proyectos de desarrollos sostenibles desde Europa, España y el País Vasco. Un acceso a las ayudas gracias a las políticas comprometidas de Vitoria. Aspecto por el cual, no es un esfuerzo desmesurado para el ciudadano vitoriano y su ayuntamiento.
Además se trata de un proyecto a largo plazo, con unas fases fijadas en el tiempo y que irán viéndose modificadas dependiendo de la viabilidad económica como principal factor.

En Vitoria existen principalmente dos sistemas de recogida, neumática y por contenedor.

El sistema de recogida neumática, con una inversión de 23 millones de euros, abarca cinco barrios. Actualmente, el sistema se basa en 814 puntos de recogida, y su red supera los 40 km de largo. Su vida útil es de 30 años aunque prevén modificaciones en el año 16.

El sistema de recogida por contenedor, abarca toda la ciudad ya sea en fracciones de reciclaje y resto o sólo reciclaje. La flota de camiones y contenedores tiene una vida útil de 8-10 años.

Según un estudio del Congreso Nacional de Medio Ambiente en 2010, la tasa para un recogida neumática en Vitoria es casi 3 veces mayor que por contenedor. Sin embargo los ciudadanos vitorianos en varios sondeos prefieren la neumática por sus beneficios en otros campos.

Sostenibilidad cultural

Uno de los criterios principales a la hora de utilizar un sistema u otro en la ciudad es la afección al paisaje urbano. Es decir, el impacto visual que produce el mobiliario asociado a la técnica de recogida implantada en cada zona. Los contenedores y camiones frente a los buzones y centrales de recogida.

El análisis de esta afección no es tanto cuantitativo como cualitativo. Los buzones de recogida neumática, con diferentes modelos, se pueden ubicar no sólo en la vía pública sino también en cuartos de basuras de diferentes comunidades de vecinos. Este hecho asociado a la desaparición de camiones de recogida hacen a los RSU casi invisibles en el espacio público.

El sistema visto y no visto en este punto se encuentra de alguna manera a medio camino, entre una recogida tradicional y la neumática, su visibilidad en las calles vitorianas sólo es posible de 21:00 a 23:00, con el trasiego de camiones que supone la ubicación y retirada de contenedores.

La recogida neumática en Vitoria aparece como alternativa en zonas de nueva construcción donde los costes de instalación de tubería son competitivos por realizarse en periodos de urbanización. Pero también en zonas de aceras y calles estrechas, como el Casco Medieval, donde se busca un espacio público de calidad por encima de lo económico y las consecuencias temporales de las obras al comercio y los vecinos del centro.

Vitoria, dispone de distintos sistemas de recogida que buscan la innovación, trabajando su visibilidad en el espacio público y la transparencia de los datos de recogida su punto fuerte.

Sostenibilidad social

Las decisiones fundamentales de los Ayuntamientos han de tomarse teniendo en cuenta el impacto en la sociedad. Por eso es tan importante la gestión de un servicio como es el de la recogida de residuos, que tiene una componente social tan marcada, y que establece pautas de conducta entre los vecinos de las diferentes ciudades.

Existe una percepción y disposición a la aceptación mucho mayor por parte de la ciudadanía a la recogida neumática por la posibilidad de depositar la basura a cualquier hora del día y la ausencia de camiones y ruidos en las operaciones de recogida.

La recogida a través de contenedores no altera la dinámica de los ciudadanos por obras, sin embargo en la recogida neumática, cuando se trata de una implantación en una zona consolidada crea grandes alteraciones a comercios, vecinos y a la circulación. Pero cuando esta implantación se realiza durante la urbanización del sector, no altera ninguna dinámica.

A través del sistema personalizado, se consigue que el ciudadano se implique todavía más en el proceso, la posibilidad de elegir participar repercute muy positivamente en la calidad de la separación. Además se puede hablar de un contagio a otros y aumento progresivo de la participación.

La última medida adoptada para el incremento del reciclaje, haciendo visibles los resultados en la red y en el propio contenedor del peso reciclado, motiva a los ciudadanos a la competición, que además tienen como incentivo el terminar representados en un juego de mesa sobre reciclaje como los mejores en esa tarea.

Anuncios