Introducción

Traperos de Emaús vive desde hace casi 40 años de la basura de Pamplona, como fuente de trabajo. No sólo recicla objetos, sino que recicla y reinserta marginados sociales. Dándoles estabilidad a través del trabajo y techo a los “sin casa” a través de la comunidad.

Esta empresa social representa un modelo de integración social y laboral de la tradicional actividad recuperadora (traperos, chatarreros, chamarileros, pequeños almacenistas) dentro de un nuevo y más alto nivel de funcionamiento, tanto organizativo como técnico y social, que permite su incorporación, altamente eficaz, a los actuales requerimientos de la gestión sostenible de los residuos sólidos urbanos, convirtiéndose así en una parte fundamental de los planes de recogida selectiva y aprovechamiento de los residuos de 11 mancomunidades de Navarra. Es preciso reconocer la importancia de este pionero modelo de “empresa social marginal” a escala de toda España, la cual se está traduciendo en la formación de una federación de empresas sociales similares a Traperos de Emaús.

Origen del Movimiento Emaús

“Emaús no es ni una obra, ni un movimiento confesional, ni un partido político. Es una escuela de concienciación y de educación cívica”  Abbé Pierre

El Abbé Pierre (Lyon 1912- París 2007), el impulsor del Movimiento Emaús y de las llamadas Comunidades de Emaús, reconoció siempre que su acción no fue el resultado de una estrategia pensada, sino que surgió por necesidad, en comunicación directa con la vida, porque ante lo que estaba viendo no quedaba más remedio que actuar. Se lanzaron a las calles a recuperar de los residuos, objetos y materiales que todavía podían ser útiles y tener un valor.

En el París de la posguerra, de las desigualdades y la miseria extrema, la muerte por frío de una mujer desahuciada de su casa fue el detonante de su “Insurrección de 1954”, un grito de rabia y cólera que llamó a la sociedad a rebelarse contra la injusticia y que puso en el primer plano de la opinión pública la realidad de marginación y desigualdad en una Europa que estrenaba los supuestos de libertad, derechos y democracia.

Descripción de la actuación

En la Comunidad de Navarra se desarrolla una interesante experiencia de protección del medio que incluye la prevención, el tratamiento, reciclaje y recuperación de residuos en toda su gama. Desde la década de los ochenta, la Comunidad de Navarra lleva acometiendo diversos programas e iniciativas en la recogida selectiva y tratamiento posterior de los denominados residuos sólidos urbanos (RSU). Fruto de este trabajo son las experiencias  en el tratamiento de residuos de la Comarca de Pamplona (capital de la región y 40 localidades, con 280.000 habitantes) y el colectivo Traperos de Emaús, organización de iniciativa privada que colabora con diferentes mancomunidades de municipios navarros en la recogida de residuos: voluminosos, textil, papel y cartón, envases, pilas….

Las experiencias con el tratamiento de los RSU que se llevan a cabo ofrecen numerosos elementos de interés aun cuando su filosofía, la metodología aplicada, el proceso y los resultados obtenidos son dispares.

Traperos de Emaús es una organización de carácter privado singular, que ha hecho del reciclaje un modo de vida para sus miembros. De hecho, Traperos es una pieza clave en el buen funcionamiento de las mancomunidades que abordan de forma racional el tratamiento de residuos en Navarra. Su experiencia es exportable a otras latitudes. Traperos alcanza altas cotas de eficacia, reintroduciendo en el ciclo diferentes “desperdicios” que, tras ser reciclados, se ponen a la venta en mercadillos.

Situación anterior

A comienzos de la década de los ochenta se daban graves desequilibrios en relación con la recogida y tratamiento de los residuos en todas las comarcas de Navarra, existiendo tan sólo pequeñas experiencias puntuales. En la mayor parte de los municipios se trataban los residuos de forma individual e independiente en sus respectivas localidades, dando lugar a la proliferación de vertidos semicontrolados repartidos por toda la geografía.

En Pamplona, por ejemplo, el vertido de los residuos se realizaba en un vertedero adoptado como solución provisional y de urgencia dadas sus graves carencias: lejanía de los lugares de producción de residuos, falta de infraestructuras y de acondicionamiento para el tratamiento adecuado de los residuos y agotamiento de su vida útil.

Este tipo de vertidos provocaba graves afecciones ambientales al actuar como factores contaminantes de suelos y ríos, además de dar lugar a la existencia de focos de insalubridad.

Situación posterior

La experiencia abarca un ámbito geográfico que incluye 40 municipios con una población de 284.000 habitantes sobre una superficie total de 1.168 km².

Contempla un programa integral de recogida selectiva de vidrio, papel y cartón, pilas, medicinas, y voluminosos. Con el resto de la basura se procede a la separación selectiva en origen de dos fracciones: envases y embalajes por un lado y el resto por otro. La primer fracción tiene como destino una planta de separación y clasificación para el reciclaje posterior de estos materiales. El resto se deposita en un vertedero.

Fundación Traperos de Emaús:

Afecta a 11 Mancomunidades de Ayuntamientos navarros, este colectivo integrado por 206 trabajadores recoge más de 10 millones de Kg de diferentes materiales de desecho: voluminosos, RAEE, papel y cartón, vidrio, ropas, envases y pilas fundamentalmente. Los materiales recogidos son objeto de reutilización y reciclaje ( excepto pilas) alcanzándose un promedio superior al 80% de materiales reciclados en relación con los recogidos. Este colectivo opera integrado en los planes de gestión de residuos de las 11 mancomunidades y está formado casi exclusivamente por personas que difícilmente encontrarían empleo en España; esta es una de las razones, junto a la buena gestión, para explicar el éxito y crecimiento de la actividad de Traperos de Emaús en Pamplona.

Movimiento Emaús en España y Navarra

mapas infos 2

La primera comunidad autónoma española contagiada por el Movimiento Emaús, iniciado en Francia, fue Navarra hace 40 años. Dada la transferibilidad de la iniciativa, actualmente encontramos más de una decena de casos homólogos en territorio español.

mapas infos

La actividad de Traperos de Emaús Navarra se inicia en la Mancomunidad de Pamplona, la ciudad que se lleva el 60% de su actividad. Pero muy rápidamente, con su buen hacer amplían su trabajo a otras 10 mancomunidades navarresas. Recogiendo papel, vidrio, voluminosos, ropa, envases ligeros y RAEEs.

Comunidad Emaús en Navarra (1972-2012)

El problema de la vivienda del colectivo de personas que vivían en condiciones indignas en las chabolas de Barañáin (Pamplona) fue lo que puso en marcha la iniciativa de Traperos de Emaús en Pamplona en 1972. Con un campo de trabajo, llamado “Danos lo que te sobre”, Traperos comienza a recaudar fondos a través de las ventas en el rastro para la construcción de viviendas dignas en el Poblado de Santa Lucía.

La casa de Villa Simona en 1978, con 4 habitaciones y 800 metros cuadrados de terreno, fue el lugar de inicio de la Comunidad de vida y trabajo de Traperos de Emaús en Navarra. Partiendo de cero, un pequeño grupo de personas (11 en 1979, 22 en 1984) comenzaron a convivir y a vivir con el oficio de traperos, recogiendo y recuperando lo que a otros les sobraba. En la casa de Villa Simona, aquel grupo que vivía en situación precaria, pero que disponía de lo básico para vivir (comida, vivienda, útiles personales y colectivos) debate y arriesga parte de sus recursos para ayudar a otros que están en peor situación. En adelante, la preocupación principal del colectivo fue la acogida de personas en situación de especial dificultad.

La Comunidad adquiere una nueva casa en Belzunce en 1985, a 13 kilómetros de Pamplona. Se trata de una casa amplia con 13 habitaciones, piscina, frutales, huerto, frontón y capacidad para 28 personas, incluidas parejas y niños. Una casa muy bien equipada con los muebles y demás objetos recogidos a los vecinos de Pamplona y autoconstruida.

En 1989, la comunidad da un salto importante en su camino: comienza a compartir el trabajo con otras personas en situación de dificultad, y se acoge a 13 compañeros nuevos que se integran en la comunidad de trabajo, pero que no viven en la casa de Belzunce. Son jóvenes con dificultades de acceso al mercado laboral y con inquietudes medioambientales, que comparten los mismos principios y la misma organización, y su entrada marca el camino posterior del grupo.

En 2002 inician la renovación del edificio, con una nueva construcción bioclimática, con arte y diversidad, un proyecto apoyado por el Gobierno de Navarra que les ha llevado seis años de trabajo, inaugurándolo en el verano de 2007, y que continúa mejorando.

“Hemos cuidado la arquitectura, la orientación, la captación pasiva de la radiación solar y los aislamientos; reutilizamos el agua de lluvia y calentamos el agua con paneles solares; hemos utilizado materiales naturales y recuperados, tratamos nuestras aguas con filtro biológico, y en las obras han participado empresas de construcción que garantizan el empleo social.”

Actualmente, de los doscientos trabajadores que forman Traperos en Navarra, alrededor de treinta viven en la Comunidad. Tienen su casa, y ésta sigue siendo la raíz que les da seguridad, solidez y proyección de futuro.

Trabajo realizado por Traperos de Emaús

Traperos de Emaús realiza las siguientes labores:

  • Planificación y proyección del servicio a realizar
  • Información, educación y publicidad para la colaboración ciudadana
  • Recogida selectiva del material según sistema (puerta a puerta, contenedores, aportaciones voluntarias, grandes productores…)
  • Descarga de algunos materiales directamente en fábrica (papel, vidrio) para su posterior reciclaje
  • Proceso de manipulación, selección, reparación de otros materiales (muebles, libros, textiles, aparatos eléctricos y electrónicos, etc.)
  • Informe del servicio y evaluación

Recogen año tras año en Navarra más de 10.000 toneladas de residuos. De las cuales son recuperadas un 86% y sólo un 14% termina yendo a rechazo. De todo lo recuperado existen 2 posibles destinos: que se lleven al rastro o tiendas de ropa de segunda mano donde lo venderán, o que se venda a alguna empresa recuperadora de las denominadas SIG.

recogida

 “Continúan con el oficio de los recicladores naturales u “hombres del saco”. Que supieron ver en la basura una fuente de supervivencia […] Se podría decir a su vez que las empresas SIG son herederas de ellos pero menos interesantes”

mapas infosLos perfiles de los trabajadores en Traperos de Emaús, forman parte en todo caso de grupos de población marginados en nuestra sociedad. Además son reflejo, año a año, de las crisis existentes:

-Inmigrantes

-Personas mayores de 50 años con imposible inserción laboral
-Víctimas de violencia de género
-Desahuciados
-Personas que hayan tenido problemas de alcohol y drogas
-Madres solteras
-Personas que creen en esta alternativa de trabajo
-Otros

Los colectivos más importantes a día de hoy dentro de Traperos son el de inmigrantes, un 33% de la plantilla; y el de mayores de 50 años, con un 34%.

Su jornada laboral es de 32’5 horas durante 5 días a la semana y 2’5 horas de formación. Hace unos años se decidió disminuir la jornada laboral para poder dar trabajo a un número de personas mayor.

A finales de los 80 y los 90, se produjo un punto de inflexión en la manera de trabajar de Traperos de Emaús, trabajadores externos a la Comunidad se unen y buscan una gestión más eficiente. Por un lado querían conservar las ventajas de la Comunidad, y por otro aprovechar las posibilidades empresariales que presentaba el reciclaje de basuras. El reto fue mantenerse entre la empresa convencional y la empresa de economía social marginal.

infoSALARIO_TRAB_COLORES_BUENOS

En esa evolución de Traperos, no sólo se consiguió seguir creciendo en número de trabajadores sino conseguir también un salario digno, por encima del salario mínimo interprofesional.

“Cuando llegué nadie me preguntó quién era ni de dónde venía, me preguntaron qué quería hacer”

Para entrar a formar parte de la plantilla no hay más requisitos que pertenecer a un grupo desfavorecido como los citados anteriormente.

  • No hay plazos: cada uno define su tiempo de permanencia en Traperos en función de su necesidad.
  • Más de la mitad lleva en Traperos menos de 5 años.
  • En la cúpula directiva existe igualdad de género, aunque en plantilla las mujeres sólo representen un tercio.
  • Son un colectivo y todos tienen voz y voto con el mismo valor, independientemente de la antigüedad en el grupo.
  • En los horarios libres cada uno hace lo que quiere.
  • Cuando queda un hueco libre en la Comunidad se completa con el primero que llega.

Actividad económica anual de Traperos

Si el balance económico anual resulta positivo, ese dinero se invierte en contratar a más personal al año siguiente.

BALANCE ECONOMICO INFO

Tras el asesoramiento y la unión de un grupo de jóvenes formado durante 6 meses en gestión de residuos y empresa, a través de un curso diseñado en una campaña de fomento de empleo “Mueve tu paro” por el Gobierno de Navarra. Traperos de Emaús empieza un nuevo camino con resultados muy satisfactorios en pocos años.

En los últimos 6 años, pese a la crisis, la empresa ha seguido creciendo y aumentando sus ingresos. Doblando la cantidad de dinero y aumentando en más de 50 trabajadores la plantilla.

Balance ambiental

Traperos de Emaús no se ha centrado todo este tiempo únicamente en ser viables económicamente y ofrecer una oportunidad laboral a los más desfavorecidos de esta sociedad, sino que también tienen un compromiso con el medio ambiente. Como ellos dicen no somos dueños de la tierra, pertenecemos a ella y hay que cuidarla.

Así pues, todas sus actividades quedan registradas y año a año realizan un informe medioambiental tratando de mejorar respecto al anterior. Son consecuentes y a día de hoy el 88% de la energía que utilizan es de origen renovable. El 10% del agua utilizada es captada de la lluvia. Y día a día luchan por planificar y optimizar sus trayectos para sacar el máximo partido a cada litro de combustible utilizado.

En su balance también está el ahorro que supone la actividad recuperadora. Tanto en el reciclaje de papel, metal, vidrio y madera. Como en la reutilización de ropa, voluminosos y aparatos eléctricos y electrónicos reparados a bajo coste.

CO2

*Quedan excluidos de la infografía el ahorro por reutilización de ropa, voluminosos y RAEEs por falta de factores de conversión

La importancia económica, ambiental, social y cultural de Traperos de Emaús.

La labor de Traperos de Emaús en Navarra, dada la ya antigua presencia y su creciente importancia como organización, debe ser verdadera en términos económicos, ambientales, sociales y culturales.

Importancia económica

Desde un punto de vista económico, creo que existen unos claros criterios de valoración. En primer lugar, las toneladas de componentes de la basura que, al ser recogidos por Traperos de Emaús no lo son por los servicios de recogida, transporte y eliminación en vertedero. Al ahorro directo de dinero hay que añadir el ahorro de las materias primas.

La empresa está considerada “sin ánimo de lucro” y de “utilidad pública”. Lo que no quiere decir que trabajen gratis. Más de la mitad de los ingresos provienen por la prestación de servicios a los sistemas integrados de gestión de residuos. Se trata de una empresa que sobrevive a través de los residuos que recuperan, y un 34% de sus ingresos representan las ventas que hacen a través del rastro y tiendas de ropa de segunda mano.
No viven de la beneficencia, sino de su trabajo. Y por ello reciben en subvenciones de las administraciones la misma cantidad que cualquier otra empresa en su situación.
Por último valorar la gestión que hacen del dinero, los beneficios anuales, cuando los hay, se invierten en continuar creciendo de manera sostenible, eso se traduce en la contratación de más trabajadores y mejora de algunas infraestructuras necesarias. Lo primero son las personas.

Importancia ambiental

Se desprende directamente que evitar todo vertido lo es de degradación del medio, y si el residuo no vertido es recuperado, es doblemente protegido el medio ambiente al evitarse las degradaciones que se producen durante la extracción y transformación del producto a partir de materias primas y alto contenido energético. Pero además, y como consecuencia de la especial manera de realizar su trabajo, Traperos de Emaús fomentan la perpetuación en los mayores de la antigua cultura del reciclaje y la fomentan en los jóvenes y niños, que ven de cerca un colectivo capaz de vivir, sin agredir al medio, del reciclaje de lo que otros han decidido tirar (residuo) por no encontrar en ello valor alguno. Es este convencimiento de la población, conocedora de la labor de Traperos de Emaús, el que constituye la base de la intensa colaboración que los vecinos de las comarcas mantienen con Traperos al deber y saber el óptimo destino que espera a los voluminosos, papel, vidrio, RAEE o textiles entregados.

Importancia cultural

Navarra ha sido pionera en el tratamiento de los residuos en la península, implantando modelos de recogida selectiva mucho antes de la aparición de ECOEMBES o ECOVIDRIO, y las experiencias allí puestas en marcha han servido de modelo para otras localidades y regiones españolas.

La comunidad de Traperos de Emaús, el origen de todo su movimiento, beneficia por encima de todo a los propios trabajadores, personas con dificultades de cualquier tipo y procedentes de cualquier punto del planeta, se unen con un mismo objetivo. Convivir y trabajar, para mejorar su vida y respetar la Tierra.

En este ambiente de trabajo se producen relaciones entre las personas que conviven en la comunidad y fuera de ella, que aunque difíciles al inicio del proyecto, se tornan en enriquecedoras para el colectivo y los ciudadanos de Navarra, dándole continuidad y ya van cuatro décadas.

Importancia social

A diferencia de otros colectivos dedicados al reciclaje, como pueden ser las asociaciones profesionales de la recuperación, Traperos de Emaús no solamente contribuyen a crear riqueza (importancia económica), evitar la destrucción del medio y los recursos naturales (importancia ambiental) y ser modelo en el tratamiento de residuos (importancia cultural) sino que aportan, sobre todo en Pamplona y Navarra, un modelo de organización social que presenta bastantes ventajas.

En primer lugar, la existencia de esta organización ha permitido, en buena medida, el desarrollo del plan de recogida selectiva y reciclaje de las basuras de Pamplona y constituyó, un elemento clave en la ampliación a las otras mancomunidades y ciudades españolas.

En segundo lugar, ha servido de modelo, y creo que justamente, a otros colectivos interesados en la cultura del reciclaje y deseosos de buscar una forma de vida a través de la recuperación y reciclaje de basuras. Varias cooperativas y grupos de trabajo han visitado Traperos de Emaús, encontrando en estos el apoyo e información práctica necesarias para iniciar su trabajo. Sin mostrar actitud de competencia o exclusión alguna en este sentido.

Por último, esta organización ha mostrado, durante 40 años, una forma de vida alternativa basada en la solidaridad en lugar del individualismo que casi siempre es más propicio al despilfarro y consumismo. Hoy día ofrecen una realidad, poco superada en nuestro país o quizá única, que junto a la convivencia de los sin esperanza con los luchadores por un mundo mejor se encuentran también unas formas de vida sencilla y profundamente aleccionadoras en su contenido. Están demostrando ser la vanguardia de una sociedad que tendrá que aceptar, tarde o temprano, criterios de solidaridad y respeto ecológico si quiere no sólo sobrevivir, sino vivir y hacerlo en paz con un medio y con los pueblos hoy desposeídos y arrasados para poder alimentar el desmedido y ya reconocido por todos consumismo y despilfarro de occidente.

Anuncios