INTRODUCCIÓN

Nos situamos en una época en la que el comercio minorista se encuentra azotado por la crisis económica y por la efervescencia de las grandes superficies.

Ante la urgencia de adopción de nuevas medidas que ayudaran a la reactivación del comercio urbano tradicional, nació la tarjeta I-Más, un nuevo sistema de compra, instaurado por primera vez en el municipio de Torrevieja, en 2009.

 ¿QUÉ ES LA TARJETA I-MAS?

Tarjeta I-Más
Tarjeta I-Más

La tarjeta I-Más es un servicio que COVACO (Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunidad Valenciana) pone a disposición de los clientes y de sus comercios asociados, con la colaboración de la Generalitat Valenciana.

Su objetivo es la reactivación del comercio urbano tradicional.

Con ella, los comerciantes logran conseguir una fidelización del cliente, gracias a la mejora e innovación en sus ofertas comerciales.

Se adquiere de forma gratuita y ofrece a los clientes la posibilidad de acumular puntos, conseguir descuentos, acceder a promociones especiales, participar en sorteos y concursos… al realizar sus compras en los comercios adheridos a ella.

¿Cómo funciona?

La adquisición de las tarjeta I-Más es totalmente gratuita, y se puede participar como cliente y, evidentemente, como comercio (siempre que cumpla ciertos requisitos, que ya veremos más adelante).

Participar como cliente es muy fácil y supone un gasto de tiempo insignificante y nulo de dinero.

Tan sólo es necesario acercarse a cualquiera de los comercios adheridos o la Asociación de Comerciantes de la localidad en cuestión y rellenar un breve formulario con los datos personales y, al instante puede comenzar a hacer uso de ella.

Es fácil reconocer los comercios donde obtener todas las ventajas de esta tarjeta mediante la pegatina colocada en la puerta de los comercios o en sus escaparates.

Para más facilidades, la tarjeta I-Mas hace uso de las ventajas online y pone al servicio del ciudadano su propia página web donde el cliente puede ver en qué localidades está ya puesto en marcha este servicio, así como los comercios en concreto que ya lo están llevando a cabo, listándolos uno por uno, situándolos en el plano de la ciudad en cuestión y facilitando todos los datos del mismo (dirección, teléfono, fax, e-mail, página web…).

El comerciante puede solicitar su adhesión desde la misma página web, facilitando sus datos personales y los de su negocio, y en cuestión de segundos se convertirá en uno de los locales asociados a esta tarjeta, decidiendo desde ese primer momento las promociones y ventajas con las que quiere obsequiar a sus clientes, presentes y futuros.

Pero ¿y qué ventajas aporta?

Para el cliente las ventajas son claras, pues esta tarjeta lo que ofrece es que al realizar compras con ella (en los establecimientos asociados), directamente acumula puntos que se convierten en descuentos o en recargas económicas para realizar nuevas compras.

Con el uso de la I-Mas, el cliente puede entrar en sorteos, concursos, promociones especiales, descuentos, acumulación de puntos, regalos, la compra de tarjetas regalo, etc … tan solo con efectuar sus compras habituales con dicha tarjeta.

Además, puntualmente se le irá informado de todas las nuevas ventajas, promociones y facilidades que, tanto los comercios adheridos como la asociación de comerciantes, irán ofreciendo y que el usuario recibirá en tu correo electrónico.

El comerciante también se abre a un nuevo mundo de posibilidades.

El uso de la tarjeta permite dar inicio a una base de datos comerciales de bastante importancia, los que permiten que el vendedor pueda estar al tanto de los hábitos de consumo, personalizar acciones de marketing para promociones, optimizar las inversiones de recursos, saber los periodos de compra así como los artículos obtenidos, y todo ello facilitará la llegada al fin que se busca: atraer, vender y retener clientes.

¿POR QUÉ SURGIÓ?

Desde el año 2000, las grandes superficies comenzaron a crecer de forma abundante en nuestro país, en algunas ciudades casi de forma desorbitada, (como es el caso de Alicante, la ciudad con más centros comerciales por habitante de toda España).

Iban surgiendo en vastas extensiones de terreno alejadas del centro de la ciudad y albergando en su interior toda una gran variedad de ofertas de consumo (tipológicas y económicas), convirtiéndose en un gran reclamo y obteniendo mucho éxito y beneficios.

Efervescencia de los Centros Comerciales (Alicante)
Efervescencia de los Centros Comerciales (Alicante)

Este surgimiento, claro está, no favorecía en absoluto al comercio minorista, quien insertado en las calles de la ciudad veía como sus clientes emigraban hacia los centros comerciales.

A este factor, hay que añadir uno bastante importante y que comenzó a desarrollarse a la par, como es la crisis económica que invade el país desde hace unos años.

La gente que ya acudía a los centros comerciales pero también a la tienda de su barrio, dejó de hacer (en gran medida) lo segundo.

El bolsillo de los españoles ha cambiado a un tamaño menor y la población escatima cada vez más en gastos, y va a la caza y captura del lugar donde se le ofrece una mayor variedad unida al mayor ahorro.

Todo esto ha creado una nueva actualidad económica y social que ha cambiado totalmente las costumbres y las necesidades de la gran mayoría de la población, para quien el factor comodidad-tiempo-dinero, para realizar estas actividades, está más valorado.

De ahí el ferviente éxito que está alcanzando el comercio electrónico, una herramienta que ofrece variedad, ahorro y, sobre todo, poca pérdida de tiempo unida a una máxima comodidad. O como muchos lo definen: “es como tener el centro comercial en tu casa”, convirtiéndose en otro enemigo del pequeño comercio.

Exterior calle comercial

Exterior calle comercial

Interior centro comercial

Interior centro comercial

No es fácil combatir con estos factores tan fuertes, y menos aún con la nueva cultura en la sociedad que estos mismos han generado, pero cuidado, porque tampoco es imposible. El comercio urbano tenía y tiene una necesidad imperiosa de salir hacia delante.

Así fue como en Julio de 2009la ciudad de Torrevieja puso en marcha la tarjeta I-Más, un instrumento dirigido únicamente al pequeño y mediano comercio de Torrevieja, cuyo objetivo es el de reactivar el consumo del comercio urbano asociado de la zona mediante la mejora de la competitividad y la fidelización del cliente.

COVACO (Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunidad Valenciana) y Apymeco (Asociación de Pequeños y Medianos Comerciantes de Torrevieja) son los agentes que lanzaron este proyecto hacia delante, haciendo partícipes a todos los comercios autóctonos que quisieran embarcarse en el proyecto, y que cumplieran los requerimentos antes establecidos.

LA TARJETA I-MÁS: UN SERVICIO IMPORTANTE PARA EL COMERCIO URBANO

Torrevieja, la ciudad de la sal, fue la pionera en la implantación de esta tarjeta de fidelización del comercio en la provincia, y tan solo en el primer año ya contaba con la afiliación de 250 establecimientos, se realizaron 15.000 transacciones a través de la tarjeta por un valor económico de 617.162,13 euros y ya se habían repartido 2.600 euros en forma de promociones, descuentos y acumulación de puntos, además de haber sorteado diversos premios como un crucero.

Este sistema acababa de arrancar y estaba funcionando. Parecía que la gente se sentía muy identificada con este nuevo modelo de compra que se había desarrollado en Torrevieja.

Es por esto que el número de municipios que comenzaron a desarrollar esta misma propuesta fue creciendo como la espuma.

Durante el primer año fueron 14 los municipios de la Comunidad Valenciana los que adoptaron este nuevo servicio, contando un total de 26.143 clientes y de 204.778 compras.

Tan exitoso fue el primer año como el segundo, donde se alcanzaron 21 millones de euros facturados en las 590.558 compras realizadas desde la puesta en marcha del sistema.

A 2012 llegaron con 20 municipios asociados y 46.130 usuarios que han podido disfrutar de los 2.297.157 euros que la tarjeta I-Mas les ha regalado en forma de compras sucesivas, descuentos y promociones.

Como muestra del exitoso funcionamiento de este sistema, sólo durante el primer semestre de 2011, las operaciones de venta con la tarjeta I-Mas crecieron un 15,44% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que la facturación creció un 6%.

Estas cifras son especialmente buenas si las comparamos con la evolución de las ventas en el resto del comercio de la Comunidad Valenciana, que en el mismo periodo cayeron de media un 5%.

En definitiva, todos estos datos no hacen más que corroborar que la tarjeta I-Mas se ha convertido en un servicio importante para el comercio urbano gracias a haber mejorado sus precios, ofertas y promociones, manteniendo la calidad y la variedad que siempre le ha caracterizado.

Además de hacer partícipe al ciudadano en todo momento mediante la participación en sorteos y concursos, así como de la apertura hacia nuevos caminos, adentrándose en el mundo de las redes sociales.

Toda una serie de medidas, que han permitido conseguir el objetivo primordial: reactivar el consumo, además de haber producido una mejora muy importante en la comunicación del comercio con sus clientes, así como en su competitividad.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE PARA LA CIUDAD?

La actividad comercial es uno de los mejores indicadores de la situación en la que se encuentra una determinada zona.

No podemos negar el papel crucial que la actividad comercial ejercería en la recuperación de los núcleos urbanos, involucrándose directamente en los procesos de diseño y gestión de las medidas a implantar.

La reactivación comercial conseguida por la implantación de la tarjeta I-Más lleva implícito un mayor dinamismo en sus calles y en consecuencia, los intereses que esto provoca ante la mejora de la imagen de las mismas. (Cabe mencionar, que la tarjeta establece unos mínimos de imagen exterior e interior del establecimiento para que pueda formar parte del sistema, tal y como indica COVACO en su manual: “Condiciones generales de la tarjeta de fidelización I-Más”)

Factores como la confianza, la seguridad y el bien estar entran en juego cuando una zona de la ciudad siempre está siendo recorrida y se enfatizan cuando, además, está cuidada.

No olvidemos que el comercio, además, es un poderoso reclamo para el turismo, un agente primordial.

Otro punto a tener en cuenta es que todo centro urbano, con voluntad de éxito comercial, necesita (considerando las necesidades del consumidor actual), recrear un determinado tipo de iniciativas dinamizadoras que ayuden a configurar una atmósfera motivadora donde el ocio y la diversión también sean elementos básicos para la captación del cliente.

Es aquí donde entran en juego los efectos secundarios del sistema I-Más.

La oferta de ocio que conlleva el uso de la tarjeta (sorteos y concursos) teniendo como protagonista al cliente, aporta la ‘cara B’ al hecho de “ir de compras”, dando pie a otro incentivo para hacer uso del comercio y a la configuración del ambiente, convirtiéndolo en más atractivo y haciendo del espacio de la ciudad ese espacio de relación que, en muchos casos, ha dejado de ser o había dejado de ser.

¿POR QUÉ HA RESULTADO SER UN CASO DE ÉXITO?

Son bastantes los factores que hemos de tener en cuenta para determinar si la tarjeta I-Más ha sido un caso de éxito o no.

Sí bien es cierto, que solamente remitiéndonos a los datos obtenidos (expuestos anteriormente), ya queda demostrado que esta herramienta ha conseguido el fin que estaba buscando: una reactivación del comercio, traducida en una satisfactoria aceptación por parte de los clientes y las abundantes ganancias económicas que se están produciendo en los establecimientos asociados.

Pero la economía, aunque en este caso fuera la columna vertebral, es tan sólo uno de los factores a tener en cuenta en una iniciativa así.

Así pues ¿que otros criterios y valores se han tenido en consideración en esta propuesta? ¿Hacen que sea un caso de éxito?

CRITERIOS

  • Simplicidad

Pese a que se trata de proceso que ha de cubrir una problemática importante de la ciudad, los desarrolladores de la tarjeta I-Mas tuvieron claro desde el principio de debía tratarse de un mecanismo sencillo y rápido.

La operativa es sencilla tanto para el comerciante como para el cliente: fácil acceso, fácil manejo, estrategias sencillas y mensajes directos.

  • Velocidad

Al dar vida a un proyecto (el que sea), son fundamentales los resultados que se obtienen a corto y largo plazo, dando mayor importancia a los primeros, pues estos pueden ser determinantes para saber si funciona o no.

En nuestro caso, la tarjeta I-Más, generó un gran número de afiliados y de ingresos durante el primer semestre desde su puesta en marcha.

Estos datos, fueron el ingrediente final para dotar de máxima credibilidad a este nuevo sistema.

  • Frugalidad

La “frugalidad” se define como un estilo de vida regido por la templanza y la prudencia.

Así quiso ser desde un primer momento esta iniciativa.

Lejos de echar mano de economía (en un momento tan crítico) para desarrollar grandes campañas de marketing y publicidad, lo que hizo fue copiar un modelo ya existente y que estaban desarrollando las grandes superficies con gran éxito.

Esto, en pocas palabras es: aprovechar los recursos (en este caso no se trata de recursos físicos) existentes en lugar de echar mano de otros nuevos.

VALORES

  • Vida

    En la ciudad de Torrevieja, (al igual que todas en las que se puso en marcha la tarjeta posteriormente) urgía la necesidad ya no sólo de una reactivación económica, sino también de una planificación regenerativa, ya que sus calles cada vez se encontraban más vacías tras la migración que los residentes hacían hacia los centros comerciales.

    Esto generaba una connotación negativa que se expandía no sólo entre los residentes, sino también en el turismo, alejándose cada vez más de la interacción humana que desde siempre había tenido lugar.

    ¿Ha ayudado este proyecto a generar vida social en las zonas en las que se ha implantado?

    La realidad es que, tras la implantación de este nuevo desarrollo, los demás factores fueron surgiendo uno detrás del otro.

    La reactivación del comercio trajo consigo un mayor flujo de gente y ,en consecuencia, una mayor dinamización que favoreció a la imagen de la ciudad.

    Como piezas de dominó: quitando una, caen todas las demás.

  • Historia

    La importancia de preservar la identidad del lugar, sus raíces y su historia es esencial.

    ¿En qué medida ayuda a conseguirlo este sistema?

    La tarjeta I-Más muestra especial interés en ensalzar este tipo de comercio, que ha crecido junto a la ciudad en la gran mayoría de ocasiones, y que, por esto, forma parte de la historia, cultura e imagen de la misma.

    Un comercio que suele insertarse en edificios que son memoria en sí mismos, y que preserva los valores de generaciones pasadas.

Comercio tradicional

  • Unidad

    Este proyecto trata con igualdad todas las zonas de la ciudad en la que se implanta.

    La tarjeta I-Mas trata al comercio minorista tradicional por igual y favorece, en gran medida, la unión entre comerciantes, ya que todos están subidos en el mismo barco.

    Es importante tratar a la ciudad como un todo, no como partes, para lograr la unidad de la misma así como una mejor expansión de la vida comercial.

ESTRATEGIAS

Como ya hemos visto, el pequeño comercio atraviesa una situación delicada por la presión de las grandes superficies, el comercio electrónico y la incidencia de la crisis.

Es por esto que urgiera la necesidad de renovarse o morir.

Ya sabemos el dicho: “Si no puedes contra tu enemigo, únete a él”, y así lo ha planteado la tarjeta I-Más, desarrollando todo un método de reinvención e innovación del comercio minorista mediante una serie de estrategias basadas en las nuevas tecnologías, la calidad de servicio, la fidelización y la cooperación empresarial.

  1. E-commerce: la tarjeta I-Mas ha introducido al pequeño comercio en el mundo online. Esto le permite promocionar su producto, dar a conocer las promociones, llegar a más número de clientes (incluso se otros barrios, ciudades y países), además de reforzar la relación con los clientes habituales, conocer los hábitos de consumo, optimizar en marketing, etc…

  2. Fidelización del cliente: a los sistemas tradicionales (trato personalizado, facilidades de pago), se ha añadido algunas novedades que ofrecen las nuevas tecnologías a precios asequibles para cualquier comerciante: tarjetas de puntos por compras, tarjetas regalo, descuentos, promociones…

  3. Entretenimiento: debido a la influencia de las grandes superficies y centros comerciales, para mucha gente salir de compras se ha convertido en una experiencia que combina el consumo con el ocio. Es por esto que este sistema haya introducido elementos de entretenimiento como concursos, degustaciones de producto o sorteos.

  4. Excelencia en la atención al cliente y calidad de servicio: sin duda, es una de las principales ventajas competitivas del pequeño comercio ya que la gente aprecia la cercanía y los buenos consejos.

    Es lo que pretende la tarjeta: funcionar con los valores de siempre pero introduciendo la innovación en los establecimientos.

  5. Las redes sociales: la tarjeta I-Mas se ha metido de lleno en la cuarta dimensión.

    Como ya sabemos es un medio de difusión instantáneo, que ofrece la posibilidad de publicitarse de manera gratuita, y que llega a un número masivo de receptores.

    Es por esto que la tarjeta no sólo tenga su propia página web, sino que también la encontremos en facebook, twitter y recientemente en una aplicación para Iphone y Android, la cual permite que el usuario sepa instantáneamente que establecimientos están asociados a esta tarjeta, así como sus ofertas, promociones, etc… indicando, incluso, cuáles son los más cercanos.

App Tarjeta I-Más

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA

El sistema que se esconde tras ella es un sistema que trata de reinventar el pequeño comercio, apropiándose la estrategia comercial que ya lleva desarrollándose con éxito, desde hace muchos años, en las grandes superficies.

Hablamos de un método sostenible económicamente porque se trata de una estrategia interna, que no ha producido cambios que conlleven el gasto de grandes cantidades de dinero, ni costosas campañas de marketing y publicidad, ni la creación de un nuevo sistema.

Se ha echado mano de algo que ya existía y con ello se ha innovado en el pequeño comercio.

 ¿Y cuáles han sido los resultados?

Los resultados están siendo exitosos, pues cada vez más son los municipios de la Comunidad Valenciana los que adoptan la tarjeta (actualmente 20 municipios) , consiguiendo un número creciente de usuarios (46.130) de compras realizadas con la I-Más (590.558) y, por tanto, de ingresos (21 millones de euros).

Efectivamente, con un cambio que apenas ha supuesto costes económicos, se ha conseguido reactivar el comercio urbano y obtener grandes beneficios económicos.

SOSTENIBILIDAD SOCIAL

No podemos negar el papel crucial que la actividad comercial ejerce en la la ciudad, convirtiéndose en uno de los indicadores más importantes.

Una ciudad donde el comercio o la restauración no funcionan, se convierte en una ciudad con calles vacías.

¿Y qué implica esto?

Una sensación de abandono y desconfianza que generan, irremediablemente, connotaciones negativas acerca de la ciudad en cuestión, con el consiguiente cambio en su imagen.

La reactivación del comercio que está generando esta nueva herramienta, implica una mayor cantidad de gente, una mayor dinamización de la zona y un aumentos de la interacción y las relaciones humanas.

Además, cabe destacar el inmenso peso que está adquiriendo su difusión por internet (la otra cara de la sociedad)

Gracias a las páginas web, a las redes sociales y a las aplicaciones telefónicas, la repercusión social que se genera a través del mundo virtual es mayor que la física.

Así es como están consiguiendo llegar a mucha más población de un modo instantáneo e interactuando de una manera más cercana con el cliente.

SOSTENIBILIDAD CULTURAL

Son varios los factores que incentivan la sostenibilidad cultural.

De un lado, el uso de esta tarjeta sólo en establecimientos comerciales urbanos, permite volver a poner en marcha el comercio de antaño, el que lleva toda la vida en la ciudad, creciendo con ella, siendo la imagen de las antiguas generaciones y de la historia que la precede.

Retomándose valores como el trato cercano y personal cliente-comerciante, algo tan importante en la cultura comercial y que se ha ido enfriando con la aparición de las grandes superficies.

Cabe destacar el interés que ofrece este servicio porque los establecimientos asociados se vean involucrados en actividades culturales, ya no solo a nivel general, sino también de la zona.

Estos comercios ofrecen campañas especiales en días señalados a nivel nacional, así como en festividades propias de la ciudad.

Ejemplo de ello es la iniciativa que llevó a cabo el comercio alicantino, ofreciendo como regalo una rosa por la compra de moscatel (producto típico de la tierra), en el día de San Valentín.

Una forma de ensalzar el producto propio de la tierra y popularizar su cultura.

Y ¿por qué no echar mano de otras iniciativas culturales?

Por ejemplo, la que ha llevado a cabo la ciudad de Alicante, poniendo en marcha una serie de 4 itinerarios comerciales, que aprovechan para enseñar el lado cultural de la ciudad, pasando por monumentos, iglesias y edificios representativos, así como también el lado más enfocado al ocio y al descanso, recorriendo bares, restaurantes, hoteles y discotecas, distinguiendo cada tipo de actividad en mañana, tarde y noche.

Estos 4 itinerarios responden al nombre de: “Luces sobre piedras”, “La senda del conquistador”, “Un paseo entre ilustres” y “La frontera de los amantes”.

Con esta iniciativa se consigue fomentar atractivo multicultural de la ciudad, rediseñar el clásico concepto compras-ocio-cultura así como atraer a un colectivo muy importante como es el turismo.

Itinerarios comerciales (Alicante)

O bien como el caso del artista Luke Jerram, que en uno de sus trabajos artísticos, llamado: “Play me, I’m yours”, colocó pianos por calles de ciudades de todo el mundo, así como en plazas, parques, estaciones de tren, paradas de autobús…

Una iniciativa que genera situaciones urbanas inesperadas y de un elevado valor social y cultural.

¿Qué ocurriría si este modo de señalética se empleara para conformar un itinerario comercial?

SOSTENIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL

Partimos de la base de que el desarrollo de este sistema, no ha generado ningún perjuicio al medioambiente, puesto que se ha basado en el cambio de una estructura interna, y que no ha habido que generar nada que pudiera ocasionar daños ambientales.

Los comercios asociados a la I-Más, desarrollan algunas prácticas medioambientales como la que hicieron el Día del Medio Ambiente, fabricando un millar de bolsas ecológicas hechas a partir de materiales reciclados y el uso de tintas respetuosas con el medio ambiente.

Estas bolsas eran regaladas a los clientes que realizaban compras con la tarjeta, con el objetivo de concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de llevar a cabo un consumo responsable y medioambientalmente sostenible.

Otra práctica de la que tomar ejemplo, es la que está generando Green Commerce.

¿Qué es Green Commerce?

Es un programa, financiado por la Unión Europea, que se desarrolla de forma pionera en España a través de los municipios de San Sebastián y Torrevieja.

Esta iniciativa tiene como objetivos implicar al pequeño comercio en la lucha contra el cambio climático y promover la responsabilidad medioambiental en el sector comercial.

Torrevieja ya cuenta con la implantación de este proyecto en medio centenar de comercios.

Green Commerce

Estos comercios, para continuar teniendo el sello “Green Commerce”, han de cumplir con unos niveles mínimos en cuestiones medioambientales tales como: la reducción de la factura de la luz, del consumo del agua, de la generación de residuos, la racionalización del consumo de sustancias tóxicas, recortes en los gastos en el transporte, el embalaje y el almacenaje, la mejora de la imagen del establecimiento comercial ante los clientes, proveedores y empleados…y un largo etcétera.

¿Y cómo testean estas acciones?

Mediante una herramienta tecnológica que han desarrollado en su página web, y a la que cualquiera puede acceder.

La última prueba que se realizó a los comercios de Torrevieja (en agosto de 2012), dio como resultado que 47 de los 50 comercios asociados a Green Commercecumplía con los requisitos mínimos que establece dicha herramienta.

Este programa, determinó que a partir de 2013 cualquier ciudad que así lo desee, puede acogerse a él.

¿Qué ocurriría si Green Commerce y la tarjeta I-Más se unieran?

Pero, ¿y qué ocurre con el transporte público?

Normalmente, en los centros urbanos, son los residentes los que se desplazan a pie para realizar sus compras y actividades de ocio.

¿Pero qué ocurre con el resto de gente? ¿Habría algún modo de incentivar el uso de los medios de transporte?

La iniciativa más novedosa la presenta Chromaroma, una aplicación de móvil en forma de juego que se está llevando a cabo en la ciudad de Londres y que incentiva, de un modo innovador, el uso del transporte público.

Chromaroma es un juego que le muestra los movimientos y ubicación cuando el pasajero utiliza la tarjeta para hacer uso del tren, del autobús, del metro o incluso del barco.
Esto conecta a comunidades de personas que cruzan los mismos caminos y rutas regularmente, y anima a la gente a hacer nuevos viajes utilizando el transporte público de un modo diferente: explorando nuevas áreas y conociendo a gente.
El objetivo es conseguir la mayor cantidad de puntos posibles.

El viajero puede investigar nuevos modos interesantes de viajar y explorar nuevos destinos para conseguir más puntos. Hay más posibilidades de gana si se concursa en equipo, aumentando conexiones con compañeros de viaje.

Toda una revolución mediambientalmente social.

Chromaroma

Chromaroma

Anuncios