OTRO MODELO DE CRECIMIENTO ES POSIBLE NECESARIO

La Ecociudad de Sarriguren (Navarra).Un espacio de Fusión

“Hoy en día no basta con tener buenas áreas industriales y buenas comunicaciones para que las ciudades sean competitivas, vivimos en la etapa de la economía del conocimiento y la materia prima básica es el talento. La clave para la innovación de las ciudades son las personas y, especialmente, la existencia de una población con un alto nivel de formación. Las ciudades que tienen capacidad para la formación, para la retención y la atracción del talento son las ciudades que van a florecer en el siglo XXI”

Alfonso Vergara y Emilio M. Ontiveros

Cuatro años de crisis después, la situación económica añade cierto dramatismo darwiniano a la cita anterior y podemos decir que sólo aquellas ciudades o regiones que sean capaces de atraer y retener talento y de apostar por un modelo productivo basado en el conocimiento y la sostenibilidad serán capaces de crecer, crear riqueza y mirar con optimismo al futuro. Por el contrario, aquellas ciudades o regiones que no hagan nada, o peor, que continúen invirtiendo en sectores zombis improductivos, se quedarán atrás, asistirán a una caída constante e irremediable de su renta y caerán en una espiral de desempleo, nostalgia, pobreza y lucha por sobrevivir.

La Ecociudad de Sarriguren, situada al este de Pamplona (Navarra), se enmarcó dentro de los objetivos estratégicos del Gobierno de Navarra para conseguir un desarrollo equilibrado de su territorio. Combina criterios de competitividad económica territorial, sostenibilidad, cohesión social, excelencia ambiental y respeto al entorno.

El proyecto se gestó en 1.998 como una prueba piloto de arquitectura y urbanismo bioclimáticos pionero en España, siendo además una de las operaciones más ambiciosas de vivienda protegida de la región. La Ecociudad incluye 5.400 viviendas sociales bioclimáticas, aspectos de especialización en sostenibilidad, programas urbanos de uso mixto y el Parque de la Innovación de Navarra. (ver anexo1. Descripcion del proyecto)

Ubicación de Sarriguren

Ubicación de Sarriguren en el contexto polinuclear de Pamplona

SOSTENIBILIDAD SOCIAL 

“Las ciudades son lo que las personas hacen de ellas”

HerberGirardert, autor del libro “Creando ciudades sostenibles”

Hoy en día, casi todos los proyectos innovadores y con capacidad para atraer talento se conciben como espacios de fusión, es decir, espacios de integración de distintos usos que tratan de propiciar la creatividad, casi siempre asociada a la intersección e integración entre las personas y disciplinas diversas. Se trata de lugares abiertos las 24 horas del día, lugares para vivir, trabajar, aprender y divertirse. Espacios muy vinculados y muy integrados con su entorno.

En 1998 la pedanía de Sarriguren era un inmenso trigal con apenas diez personas censadas.  En el 2005 esta cifra bajó a 5 personas, y tras el proyecto de eco-ciudad (eco-barrio), en 2012 la cifra fue de 11.500 personas y ya en 2013 se ha apreciado un aumento de la población contabilizándose más de 12.300 vecinos, mayoritariamente jóvenes.  De hecho, estos jóvenes que comenzaron a instalarse en Sarriguren a comienzos de 2007 con la entrega de las primeras viviendas están ya formando familias, y el 11,79% del total de la población son niños de 0-4 años con edad media de 29.5 años.

El gran atractivo que ha fomentado tal entusiasmo y demanda está vinculado no sólo al coste de la vivienda o a la variedad de la misma, sino más bien al equilibrio entre las áreas de actividad comercial, equipamientos,  zonas residenciales y su integración en el entorno.

Con un total de 5.577 viviendas, de las cuales el 98% son protegidas (VPO-VPT) y el resto (120) son libres el desarrollo se distribuyó en dos fases. En la primera fase se contempló la ejecución de 2000 unidades y, según la demanda, la segunda abarcaría las 3500 restantes. A día de hoy, y tras el éxito del proyecto, las autoridades contemplan el estudio y desarrollo de otro eco-barrio.

Debido al exceso de demanda, con una lista de espera de 10.000 personas en la Fase I, las viviendas tuvieron que adjudicarse a través de concurso público. Actualmente, y tras el éxito del proyecto, las autoridades contemplan el estudio y desarrollo de otro eco-barrio.

Como en otros barrios periféricos, a Sarriguren aún le faltan dotaciones, vida y asentarse como barrio, pero el perfil sociodemográfico de los habitantes pronostica un sano recorrido.

Los vecinos de Sarriguren disfrutan del mayor promedio de zonas verdes y viviendas construidas de España, con un diseño urbano a la medida de las personas y no de los coches, y unas casas que ahorran hasta el 60% de energía.

De los 1,44 millones de metros urbanizados, casi 600.000 son espacios verdes, el 66% de las comunicaciones del barrio (21,9 km) son de uso exclusivo para peatones y bicicletas y un gran lago central alimentado por un arroyo no canalizado riega todos los parques y jardines, con 5.500 árboles nuevos plantados y 32.000 arbustos.

Pero más alla del verde, la Ecociudad de Sarriguren se concibió como un espacio destinado a convertirse en un lugar vibrante y de fuerte interacción, un lugar referente en cuanto a innovación y creatividad, con espacios atractivos para el intercambio de actividades económicas y la interacción entre personas.  Así, el proyecto puso especial énfasis en el transporte colectivo y en las redes peatonal y ciclista y en potenciar la calidad y variedad del espacio público.

En palabras de Jesús Alcalde, uno de los arquitectos responsables del diseño: “Si no es por la información, tampoco te enteras de que es un bario eco-eficiente. No tiene que notarse más que en el bienestar de las personas”.

La variedad en los tipos de viviendas es fundamental para dar servicio a diversidad de personas y familias de distintas rentas, tamaños y procedencias. Así mismo, la disposición de esas viviendas influye en el equilibrio y en la integración de los diferentes componentes de la comunidad urbana. Con estos propósitos, la oferta de opciones residenciales en Sarriguren incluye zonas de distinto carácter: el pueblo, los condominios, los miradores del parque, las puertas, y las viviendas-jardín. El conjunto de todas ellas constituye una comunidad urbana diversa, evitando los tradicionales fenómenos de segregación con un porcentaje tan elevado de viviendas de protección pública.

El Parque de Innovación de Sarriguren, situado en el extremo noroeste de la ecociudad, acoge actividades económicas en el ámbito de la Energía y el Medio Ambiente. Las zonas comerciales se distribuyen en distintas áreas, ocupando las plantas bajas y potenciando así la vida urbana de espacios peatonales en el pueblo, o en los miradores. Por su parte, los cubos de innovación -edificios de pequeña escala y diseño eco-tecnológico- se sitúan en el parque central. En conclusión, la disposición de los equipamientos aporta densidad social en los lugares críticos de Sarriguren.

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA 

“La ocasión hay que crearla, no esperar que llegue.”-

Sir Francis Bacon

El proyecto de la Ecociudad de Sarriguren no se concibió como un proyecto aislado, sino con la ambición de generar un espacio de interés regional, entre las principales opciones de crecimiento y transformación del modelo productivo de la región, un lugar vinculado a la generación de empleo de calidad y a la denominada economía del conocimiento.

El proyecto contó con una subvención media recibida por los vecinos adjudicatarios de 15.000 Euros. Según Carlos Esparza, Consejero de Vivienda del Gobierno de Navarra: “esta forma de hacer vivienda no es un lujo, y se puede llevar a cabo sin perder dinero. Sarriguren costó 300 millones de Euros, de los cuales 240 millones corresponden a la inversión de los promotores privados”.

La Ecociudad de Sarriguren cristalizaba el Plan Energético de Navarra de 1.995, que contó de manera consistente con el consenso de todos los agentes políticos, económicos y sociales de la Comunidady que se renovó en 2000 (Horizonte 2010) y en 2010 (Horizonte 2020). Navarra recibió en el año 2003 la concesión por parte de la Unión Europea del Premio a la mejor política regional de fomento de las Energías Renovables.Actualmente, la Comunidad cubre más del 65% de su consumo eléctrico mediante fuentes de energía renovable (España consume apenas el 29,2%), y más del 20% de la energía total que consume la Comunidad proviene de energías renovables, superando el objetivo fijado por la Unión Europea para el año 2020.

Las nuevas empresas creadas en este sector han generado un tejido industrial asociado de 88 empresas (52 de ellas directas), que emplean a más de 4.000 personas (el 1.44% de la población), con una facturación global del sector de 3.585 millones de Euros, contribuyendo a un 5% del PIB navarro. En exportaciones, las energías renovables representan el 49% de la facturación.

Es decir, una política estratégica clara de apuesta por un sector clave en la economía del futuro, con un plan de acción y objetivos sólidos y el compromiso de todos los agentes sociales, independiente de ideologías, han dejado a Navarra con un posicionamiento privilegiado para encarar el futuro con un modelo energético y productivo rentable y sostenible a medio y largo plazo.

Además, Ecociudad de Sarriguren integra, como área de actividad económica singular, el Nodo de “Energía y Medioambiente” del Parque de Innovación de Navarra. Este enclave aglutina empresas del sector de las energías renovables como Gamesa, IngeteamEnergy, Acciona Solar o el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER). Las sedes de estos dos últimos edificios destacan a nivel singular por la edificación sostenible. El edificio Acciona fue el primero de uso terciario en España en ser concebido y certificado como “cero emisiones”, cubriendo todas sus necesidades energéticas sin emitir gases de efecto invernadero y reduciendo su consumo hasta el 52% respecto a un edificio convencional. Por su parte, la sede del CENER fue un edificio que se construyó con criterios bioclimáticos y que consigue cumplir un triple objetivo: demanda energética mínima,  50% de energía procedente de Energías renovables y empleo de materiales con poco impacto ambiental. El edificio recibió premios en la Conferencia Internacional “GBC/SustainableBuilding 2005” de Tokio y en la feria CONSTRUMAT.

En definitiva, la inversión realizada por el Gobierno de Navarra en Sarriguren no busca un retorno individual y puntual, sino que es parte de una estrategia clara de apuesta por el sector de la energías renovables que ya está dando unos frutos de rentabilidad importantes en el presente, pero que posiciona a la región con una ventaja competitiva que puede llevar a multiplicar exponencialmente su inversión en el futuro.

SOSTENIBILIDAD CULTURAL

Solamente dos legados duraderos podemos aspirar a

dejar a nuestros hijos: uno, raíces, el otro, alas

Hodding Carter

Una ciudad no puede crecer y prosperar si no tiene unas raíces sólidas, si no tiene una integración natural con el entorno.

El proyecto de Sarriguren prestó especial atención al pequeño núcleo rural pre-existente en Sarriguren: el pueblo. Se respetó su importante valor simbólico y se tomó como referencia importante para la organización del conjunto de la propuesta. Así, todo el desarrollo de la ciudad se produjo en torno a este núcleo, que se conviertió en el “corazón” del proyecto. Se respetó su idiosincrasia, integrándolo en la propuesta mediante un diseño que cuidara mucho los aspectos de morfología, tipología y escala, potenciando así su identidad dentro del nuevo contexto.

El pueblo se convierte así en un lugar de encuentro, un marco cotidiano para la relación social, con una importante mezcla de usos residenciales, comerciales y de otras dotaciones, que reinterpretan los espacios urbanos tradicionales de calle y la plaza. Se construyó una estructura urbana alrededor del pueblo tradicional, al que se respetó en escala y carácter. Una plaza rodeó el conjunto y lo conectó con el lago y el parque. La posición elevada del pueblo lo convierte en un núcleo de referencia de todo el desarrollo.

Otro elemento característico y básico del proyecto fue la integración del desarrollo urbanístico con el paisaje. En el diseño de la ecociudad se prestó una especial atención al diálogo con el paisaje, seleccionando formas y texturas inspiradas en las formas y rasgos del territorio.

En definitiva, el proyecto ha tenido especial cuidado en los espacios de transición y articulación entre la ecociudad y el área natural, entre el campo y la ciudad, el paisaje urbano y el paisaje natural, respetando el entorno y las raíces.

SOSTENIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL

Convertid un árbol en leña y podrá arder para vosotros;

pero ya no producirá flores ni frutos

Rabindranath Tagore

La Sostenibilidad Medioambiental constituye de manera incuestionable el ADN del proyecto, buscando su excelencia.

La construcción de las viviendas se rigen por “criterios de construcción sanas”: ventilación natural, grandes cristaleras para captar energía y calor, orientación óptima, carpinterías negras para absorber calor, muros levantados con bloques de grandes formatos prefabricados procedentes de proveedores locales.

Una de las principales medidas de ahorro energético en la ecociudad se consiguió a través de la certificación energética de los edificios, mediante una experiencia pionera en su momento y obligatoria actualmente por Ley en Europa. La certificación se basa en determinar, de forma objetiva, los consumos energéticos de cada vivienda, incluyendo las soluciones constructivas adoptadas, permitiendo así a los equipos de trabajo decidir según las relaciones ahorro energético/coste económico más favorables. Los compradores incorporan la información sobre el consumo energético de las viviendas entre las variables de decisión de compra, estableciéndose de esta forma una cadena de demanda de eficiencia, que relaciona al cliente con el promotor y con los equipos técnicos que desarrollan el proyecto.

En Sarriguren, la normativa en materia de ahorro energético obligaba a una mejora del 25% del aislamiento de la envolvente (conllevando ahorros del consumo global del edificio en torno al 12.5%), sin embargo, los procesos de competencia y certificación energética aplicados consiguieron que la cifra media de ahorro energético se elevara hasta el 51,85 % respecto a los mínimos normativos vigentes en el momento de la construcción.

El proceso de certificación se desarrolló mediante comparación autorreferente. Esta metodología se basa en comparar los consumos energéticos del edificio objeto de proyecto con los consumos que tendría un edificio geométricamente similar, pero construido con los niveles de aislamiento mínimos según la normativa vigente y con unos sistemas térmicos característicos de la construcción convencional. El motor de cálculo empleado fue el  Energy-Plus, un programa que permite la simulación de invernaderos, paneles solares y otras características avanzadas con las que se construyeron los edificios de la ecociudad.

Asimismo, la ecociudadSarriguren fue un proyecto comprometido con la arquitectura y el urbanismo bioclimáticos, y en el diseño y la construcción de todos sus componentes se emplea una normativa bioclimática que también fue pionera en España: la Matriz Bioclimática. Esta matriz se establece como una metodología y herramienta de trabajo para integrar el urbanismo y la arquitectura bioclimática durante el proceso del proyecto, la obra, la vida de espacios y edificios, y la utilización por parte de sus habitantes. Los dos aspectos que se cruzan en la matriz se refieren, por un lado, a las distintas escalas de proyecto, y por otro, a las diferentes medidas bioclimáticas. Así, el empleo de esta herramienta facilita a la vez una visión global integral y el control específico a diversos niveles. Concretamente, las escalas incluyen, en primer lugar, el medio físico y la morfología urbana; en un segundo escalón, la tipología edificatoria; a continuación, aspectos constructivos; y, finalmente, cuestiones de instalaciones. En el apartado de medidas bioclimáticas se incluyen: el fomento de ahorro energético, la utilización de energías renovables y el empleo de materiales sanos, es decir aquellos renovables y/o reciclables con bajo impacto ambiental tanto en su proceso de fabricación como al final de su vida útil.

En definitiva, la eco-ciudad de Sarrigurense concibió para reducir los niveles habituales de consumo energético, de combustible, de electricidad y de agua, actuando tanto sobre la demanda, como sobre las instalaciones. El proyecto se caracterizó por la utilización de fuentes de energía renovables, la gestión responsable y eficiente del ciclo completo del agua, el transporte sostenible, y las infraestructuras y tecnologías limpias de última generación.

CONCLUSIONES

En el año 2000 el proyecto recibió la catalogación como “Buena Práctica” por el Centro para los Asentamientos Humanos de las Naciones Unidas, y en 2008, un año después de completarse la urbanización, recibió el Premio Europeo de Urbanismo en la categoría de Medio Ambiente y Sostenibilidad. Este premio bianual reconoce los mejores proyectos realizados dentro de los países de la Unión Europea y es el máximo galardón oficial en materia de ciudades.

Pero, como hemos visto, este proyecto no es sólo un modelo urbanístico con una base sólida en sostenibilidad medioambiental, social, cultural y económica modélica. Es además la consolidación de una apuesta rotunda de la región para invertir en un sector estratégico de futuro que impacte en el modelo productivo a medio y largo plazo.

En esta época de crisis, lo que antes era una posibilidad con trazas de utopía es ahora y cada vez más una necesidad apremiante para las ciudades y las regiones más retrasadas o con sectores productivos más caducos. Otro modelo de crecimiento es necesario.

ANEXO I

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO DE SARRIGUREN.

El proyecto se gestó en 1.998 como una prueba piloto de arquitectura y urbanismo bioclimáticos pionero en España, siendo además una de las operaciones más ambiciosas de vivienda protegida de la región. La Ecociudad incluye 5.400 viviendas sociales bioclimáticas, aspectos de especialización en sostenibilidad, programas urbanos de uso mixto y el Parque de la Innovación de Navarra.

La eco-ciudad se compone de una serie de elementos: Los corredores ecológicos (01), el lago (02), el parque (03), el pueblo (04), las puertas (05), los condominios (06), los miradores del parque (07), las viviendas-jardín (08), los cubos de innovación (09), el parque de la innovación (10), y el bulevar de los equipamientos (11).

 ecociudad de Sarriguren
Diseño de la ecociudad de Sarriguren. Arquitectos: Alfonso Vegara, Ignacio Alcalde, Angel de Diego, Angel Ibañez, Blanca Díez

A su vez, estos elementos los podemos englobar en tres bloques: sistema verde-azul, áreas residenciales y las áreas productivas y equipamientos.

 1.  Sistema verde-azul:

 El paisaje de la ecociudad se compone de:

  • Los paisajes agrícolas: son espacios libres naturalizados de transición, que mediante un tratamiento de Land Art articulan la ecociudad con su entorno natural.
  • El lago: es una masa de agua que enriquece la escenografía urbana del conjunto de la ecociudad al tiempo que permite una gestión coherente de los recursos hídricos.
  • Los corredores ecológicos: son los espacios continuos en torno a los cauces fluviales del Barranco Grande y la Regata de Karrobide.
  • El sistema de parques y jardines: está conformado por el parque central y por diferentes secuencias de espacios, variados en su formalización, características, propiedades y usos.
  • La “malla blanda”: es la red peatonal y ciclista de Sarriguren, en conexión con su entorno.

sistemaymalla

2. Areas de Residencia:

En concreto, en la Ecociudad de Sarriguren se distinguen siete tipos de construcciones diferentes:

  • El Pueblo (399 VPO de planta baja más dos alturas) formando un entorno urbano alrededor del pueblo tradicional, será el lugar de encuentro, marco cotidiano para la relación social.
  • Los Condominios (1.749 viviendas, de las cuales 315 son de VPO baja+3+ático y 1.434 de VPT baja+2). Forman manzanas cerradas con espacios comunes centrales libres de uso común en su interior. En los condominios se ubicarán la mayor parte de las calles peatonales.
  • Los Miradores del Parque (486 viviendas de VPO de baja+3+ático)se encuentran situados en el borde del Parque central .
  • Las Torres, que recogen (660 viviendas de VPO y VPT, con  un alzado de baja+5+ático)
  • Puertas de Sarriguren, 652 viviendas de VPO (baja+3+ático). Son conjuntos arquitectónicos (un círculo incompleto en un caso, y una herradura en el otro) que ayudan a crear puntos de referencia visual.
  • Viviendas-Jardín o Casas-Patio (325 vivendas de precio libre limitado), son viviendas unifamiliares adosadas de planta baja+1 en torno a un patio o jardín.
 elpueblo
Aspecto y ubicación de “el pueblo”

puertas

 Aspecto y ubicación de “las puertas”
 aspecto
 Aspecto y ubicación de “los condominios”
 miradores
Aspecto y ubicación de “los miradores”
 viviendas_jardin
Aspecto y ubicación de las viviendas-jardín

3.     Áreas productivas y los equipamientos.

  • Parque de la Innovación de NavarraSarriguren integra, como área de actividad económica singular, el Nodo de “Energía y Medioambiente”. Este enclave aglutina empresas del sector de las energías renovables y la sostenibilidad tales como Acciona (Energía y Solar), el Centro Nacional de Energías Renovables, Gamesa, Ingeteam Energy, etc. y constituye uno de los referentes de I+D de Navarra.
  • Cubos de la innovación. Aparecen como pabellones que se pueden utilizar para acoger las iniciativas innovadoras de jóvenes empresarios e investigadores de Navarra, para la oferta de algunos servicios urbanos o para actividades comerciales elementales.
  • Equipamientos colectivos para el conjunto de la población: ciudad deportiva, centro cívico, oficinas municipales, jardines de infancia, centros escolares, escuela de música, dotación cultural, centro de salud, centro social de base y atención a discapacitados, etc.

equipamientos

 

Anuncios