INTRODUCCIÓN

El proyecto aquí pots (¡Aquí puedes!) es una de las iniciativas del ayuntamiento de Terrassa ante la problemática que ha tenido la práctica de los graffitis en esta ciudad. La solución al problema ha sido facilitar espacios adecuados para su realización, evitando que se lleven a cabo tanto en edificios privados como de interés arquitectónico. Cabe destacar que el proyecto recuerda que todas aquellas personas que incumplan las normas propuestas, podrán ser sancionadas.

La distinción de estas zonas se produce mediante un distintivo que consiste en el logotipo del proyecto. Además poseen flechas que señalizan la parte propuesta para este fin.

La duración de estas pintadas serán de seis meses, a partir de este momento, es el propio ayuntamiento el que se encarga de volver a pintar estas paredes de blanco para volver a ser pintadas de nuevo. Esto permite la ininterrumpida práctica de esta actividad y da posibilidad a los diferentes artistas a presentar su obra.

Aqui Puedes actual

DESCRIPCIÓN DEL CONTEXTO

El graffiti.

El graffiti surgió en Nueva York, en los Estados Unidos, a finales de los años 60. En un principio consistía en firmar usando pseudónimos, con un rotulador negro, por todo el espacio público, creándose así una identidad propia en la calle.

Llego un momento en el que la cantidad de firmas era tan grande, que surgió la necesidad de concentrarse en el tamaño y color de las letras, surgiendo así los primeros tags. Posteriormente nacieron los throw up, se trataba de piezas espontáneas y de realización rápida. Pero el afán competitivo fue más allá, y la obsesión por conseguir popularidad y respeto llega a una complejidad artística tal que las letras empiezan incluso a ser difíciles de entender, culminando así en el estilo más genuino, que tuvo lugar en el Bronx, el Wild style o estilo salvaje.

A finales de los setenta, el graffiti alcanza sus cotas más altas con la incorporación de imágenes (personajes de cómic, dibujos animados o caricaturas). Con la incorporación de estas imágenes aparecen en escena las complejas master pieces (piezas maestras), que además de hacer distinguir a los grandes maestros de los principiantes, amplían de manera considerable el tamaño de las obras.

El graffiti en España comienza en Madrid, en los años 80, coincidiendo con la movida madrileña. Surgió de forma espontánea y con un estilo denominado flechero, mientras que en Europa fue por influjo estadounidense. Posteriormente, esta cultura se fue expandiendo a las diferentes ciudades españolas.

Localización.

Este proyecto se localiza en el municipio de Terrassa, que se encuentra en el Vallés Occidental, en la provincia de Barcelona. Desde un principio, lo que se ha querido conseguir con este proyecto ha sido la accesibilidad y cercanía de las infraestructuras a toda la población, por ello, el proyecto se encuentra repartido por toda la ciudad.

localizacion copia

Características del entorno.

Terrassa es la cuarta ciudad más grande de Barcelona. Actualmente cuenta con una población de 215.678 habitantes. El salto cuantitativo más importante que ha sufrido este municipio fue entre el 2001 a 2010, con un crecimiento porcentual del 2,49%. Este hecho ha sido motivado por la importancia de este municipio dentro de su área de influencia y por su cercanía a la capital (Barcelona) que ha hecho de ella una ciudad dormitorio.

La población joven de este municipio, en concreto el intervalo de 15 a 29 años, que se encuentra en un 17,2% sobre el total del año 2011, lo que supone un sexto de la población total. En este intervalo nos encontramos al principal grupo al que están encaminadas las actividades analizadas.

poblacion

El entorno de las diferentes zonas donde está permitido el graffiti, según el proyecto Aquí puedes, se caracteriza por su gran similitud, ya que se trata de zonas de la periferia, si bien se caracteriza por la incorporación de zonas en cada distrito, pero a la vez en los límites de la ciudad. Generalmente, los muros pertenecen o a edificios públicos, como pueden ser instalaciones deportivas, colegios, etc; o a infraestructuras, ya que la ciudad presenta varios túneles y carreteras a nivel.

Los muros por lo general se tratan de zonas que presentan un cierto descuidado y quizás en esta solución se encuentre una manera de mantenimiento de estas zonas.

En los concursos, las zonas donde se ejecutan estos graffitis son distintas, si bien los muros siguen perteneciendo a edificios de carácter público, su imagen, por otra parte, es totalmente distinta ya que se trata de edificios jóvenes. Es quizás por esto por lo que, en estos lugares sólo se llevan a cabo aquellos graffitis, que han contado con el voto popular.

Grupos de población implicados.

Los grupos de población con más relevancia dentro de este proyecto son, por un lado, el colectivo de jóvenes graffiteros de Terrassa, conformado por personas cuyo interés principal es esta actividad, y es el encargado de mantener activo este proyecto. Y aquellos jóvenes con un rango de edad comprendido entre los 15 y los 29 años, en el  cual se engloban la mayoría de las personas que realizan esta actividad.

Por otro lado, los ciudadanos en general, ya que son el público al que va dirigido estas expresiones artísticas y que forman parte de su día a día, debido a la expansión de esta actividad por toda la ciudad.

Problemáticas sociales y controversias existentes.

El graffiti por definición es una actividad clandestina. Se trata de pintadas furtivas que ensucian el paisaje urbano. Estas pintadas pueden contener material político o social, o simplemente una firma. También, hay algunos graffitis cuyos contenidos son censurables, por atentar contra la dignidad de otras personas.

La limpieza de los graffitis ronda en torno a 36 €/m2, dependiendo del tipo de material sobre el que se ha pintado. Según esto lo que costaría la actual limpieza de los muros donde se encuentran los graffitis seria de aproximadamente 262.440 €, por cada limpieza. La solución actual, es pintar encima de los graffitis cada seis meses con pintura blanca, lo que supone un gasto anual de aproximadamente 92.382 €. Esto supone una reducción en el coste de mantenimiento de aproximadamente el 65%.

Estos generalmente se encuentran tanto en muros de edificios públicos o privados, como en mobiliario o transporte urbano. Y los materiales empleados para ello son los rotuladores, para pequeñas firmas, y los aerosoles, para graffitis de mayor envergadura.

La falta de identificación de los grupos de jóvenes implicados en esta actividad, con su ciudad, provoca que algunas veces se agreda al patrimonio cultural de la misma. Generando una contaminación visual, además de una agresión física al muro de estos edificios, debido al carácter corrosivo de estas pinturas.

Agentes.

El colectivo de jóvenes graffiteros de Terrassa se creó a partir del desarrollo de esta actividad, para poder tramitar más fácilmente las necesidades de este colectivo tanto con la administración pública, como con los ciudadanos del municipio. Actualmente, cuenta con, aproximadamente, 130 miembros. Aunque es verdad que este proyecto recoge a montones de artistas, tanto en los talleres como concursos, de las diferentes comunidades autónomas españolas, sobre todo de la ciudad de Barcelona.

La administración pública de Terrassa, sobre todo el servicio de medioambiente y el de juventud y ocio infantil, también juegan un papel importante como el encargado de facilitar tanto las zonas donde se puede llevar a cabo la actividad y la implicación en la creación de talleres y concursos, sobre esta actividad, para fomentar la participación de todo el municipio en la misma.

DESCRIPCIÓN CRONOLÓGICA DE ESTRATEGIAS Y NIVELES DE INTERVENCIÓN.

Estrategias.

Aquí puedes es un proyecto específico puesto en marcha para dignificar el graffiti entre la ciudadanía, acercar esta expresión de arte urbano a toda la población y facilitar el entendimiento entre aquellos que hacen graffitis y aquellas personas que lo consideran un acto vandálico.

Aquí pots nace con la voluntad de trabajar, a partir de cuatro tipos de acciones diferentes pero complementarias, para alcanzar varios objetivos.

1. Los espacios no van a requerir ninguna gestión, únicamente quedan delimitados por una serie de señales, para que sean fácilmente identificables por los graffiteros. La ilustración, mural o escrito tendrá una duración limitada. Esta será de aproximadamente seis meses. Este componente efímero de las obras, por otra parte, ya está presente en la esencia del arte urbano, que no tiene pretensiones de perdurabilidad en el tiempo, sino de causar un impacto espontáneo que consiga algún efecto sobre los observadores casuales.

Así es como se pretende llegar al mayor número de personas que se animen a hacer uso de los “espacios de creatividad”, también se pretende llegar al mayor número de disciplinas o variantes artísticas. Así pues, aunque la propuesta inicial viene del colectivo grafitero, la voluntad de la plataforma es dar cabida a todo tipo de manifestaciones artísticas. En este sentido, se hará difusión del proyecto para que sea un punto de encuentro y un referente de la creatividad de la ciudad.

2. Aquí pots tiene como uno de sus pilares básicos el diseño de proyectos socioeducativos. Es decir, aglutinar el componente crítico, creativo y transformador de este tipo de arte, en un programa para presentar en escuelas e institutos de los diferentes distritos de la ciudad. Miembros de esta plataforma se pondrán en contacto con directores y tutores de estos centros para presentarles un programa que compagine actividades formativas dentro y fuera del aula. En ambos casos se diseñará un programa didáctico.

3. El proyecto contempla la creación de un plan estratégico para implicar al mayor número de entidades, asociaciones, clubes o colectivos de cada distrito. Con el fin de que sea un proyecto inclusivo, este debe contar con la complicidad, y sobre todo con la participación activa del tejido asociativo y cívico.

4. Los espacios serán periódicamente sede de concursos artísticos, que contarán con artistas locales y foráneos. Las votaciones serán a cargo de los propios artistas y también se podría diseñar un recorrido de los diferentes espacios, que permitirá a los ciudadanos votar por el premio del público. El objetivo una vez más es convertir estos espacios en un punto de encuentro del mayor número de sinergias posibles.

Niveles de intervención.

Actualmente, este proyecto cuenta con 19 paredes repartidas por todo el territorio de la ciudad donde se pueden hacer graffitis sin recibir ninguna sanción, y sin necesidad de autorización. El proyecto cuenta con un total de 7290 metros lineales de pared para pintar.

El proyecto comenzó dotando a la ciudad de una serie de espacios, y debido a la gran acogida que ha tenido el mismo, se han ido aumentando debido a la demanda.

En una primera intervención, en 2008, se habilitaron una serie de paredes localizadas por toda la ciudad, las cuales pertenecen tanto a edificios públicos como a infraestructuras.

Aqui Puedes 2008

En Junio de 2009, se lleva a cabo un concurso Graffiti en el patio de la biblioteca, que tiene lugar en la biblioteca del distrito dos de la ciudad de Terrassa y se llevó a cabo por la asociación de jóvenes graffiteros.

En una segunda intervención, en 2010, se habilitaron el resto de espacios que hoy conforman el proyecto.

Aqui Puedes 2010

Este proyecto continua en acción hoy en día debido a la gran cantidad de actividades que se generan a partir de la idea inicial.

El concurso de graffitis en Can Tusell, en 2010, que con motivo de la inauguración del Casal Cívico de Can Tusell, el Ayuntamiento de Terrassa pone a disposición de los aficionados al arte urbano la fachada de este equipamiento de reciente creación. La superficie a rellenar es aproximadamente de 22,6 m2. El objetivo de esta iniciativa se centra en promover la participación del colectivo de jóvenes de la ciudad, y en especial del barrio, en un equipamiento de proximidad como éste.

Graffiti Cantusell

Graffiti del Centro Cívico Can Tusell.

Es una acción coordinada entre los servicios municipales de Juventud y Equipamientos Cívicos con la Asociación de vecinos de can Tusell y GMG, la empresa responsable del proyecto. Se pretende que los jóvenes hagan suyos los espacios públicos, y los ilustren con una mirada comunitaria y cultural.

En Abril de 2011, por el aniversario de la biblioteca del distrito cuatro, se llevo a cabo una actividad conjunta entre los usuarios del programa de personas mayores del plan de barrios de la Marina junto con los jóvenes graffiteros, la cual consistía en realizar un graffiti de una mandala, en la fachada de esta biblioteca, en una superficie de aproximadamente 16 m2.

En Noviembre de 2011, se propuso el Graffiti Invaders, que es una beca propuesta por el laboratorio de creación joven del servicio de juventud del ayuntamiento de Terrassa. El objetivo es la realización de un graffiti, estableciendo previamente un diálogo con el tejido social del territorio donde se realiza. La materialización del graffiti se llevo a cabo en Agosto de 2012, en el barrio de Torressana. La pared tiene una superficie aproximada de 75 m2.

GraffitiInvaders

Graffiti y artistas seleccionados.

El proyecto realizado, fue escogido por la capacidad de dialogar con en el entorno donde se ha llevado a cabo. Para ello, los artistas consensuaron su propuesta con la asociación de vecinos, de modo que el graffiti se convierta en una obra a gusto de todos.

histografia

ÉXITOS Y FRACASOS.

Se trata de una actividad de gran interés entre la población joven de la ciudad y que además atrae a otras personas y/o colectivos de diferentes lugares, e incluso a colectivos de diferentes edades. Debido a la permisividad de pintar libre y legalmente en la calle, dando a conocer su trabajo e incluso darles la oportunidad de poder abrirse camino gracias a la representación dentro del mundo laboral.

SLIDES

La gran cantidad de concursos y talleres sobre esta actividad, incentiva cada vez a más jóvenes a su realización, aprendiendo así otras culturas urbanas.

La gran implicación por parte de los vecinos, en general, de Terrassa, que permiten esta actividad, gracias a que así impiden que se perjudiquen aquellas zonas de propiedad privada o de carácter cultural, perjudicando la imagen de la ciudad. Por otra parte, generando una nueva imagen de ciudad mediante estas expresiones artísticas que dotan esas zonas de un carácter más revitalizado.

El único y principal fracaso es que no todas los ciudadanos de Terrassa, están de acuerdo con este proyecto, ya que ven en estas expresiones artísticas un acto vandálico. Para ello, la administración está creando concursos donde no sea sólo el artista el creador del graffiti, sino que los vecinos tomen parte en ello.

CONCLUSIÓN

Es un proyecto creado para un colectivo ciudadano, que en este momento se está ampliando, agrupando a la mayoría de la población juvenil de este municipio. En el que se resuelve una problemática ilegal, que afectaba al municipio en general, y a vecinos en particular, mediante su legalidad, y ofreciendo espacios públicos para su realización, con la aprobación mayoritaria de la ciudadanía.

Lo que podemos extraer de este proyecto es como una actividad que se llevaba a cabo por un número reducido de personas, se le puede sacar partido haciendo de ella una actividad cultural más. Además de la asignación de diferentes espacios públicos, de los cuales el colectivo se apropia, evitando así, que se dañen espacios privados o de carácter cultural. También, el carácter artístico de las obras, gracias a una mayor implicación en ellas y a la mejora de las zonas de la ciudad que no tienen ningún interés estético, ha hecho que la aceptación por parte de los ciudadanos sea cada vez mayor.

BENEFICIOS

Sociales.

La normalización de la práctica del graffiti, incorporando a su vez un número cada vez mayor de personas aficionadas a él. Son lugares donde los jóvenes se reúnen y practican una afición que comparten todos.

El graffiti es una expresión artística y no un acto vandálico. Los graffitis pasan de ser actos clandestinos de rápida ejecución a ser murales de gran envergadura con un gran contenido estético, que además, se vincula con el entorno donde se encuentra.

La participación en esta actividad de diferentes colectivos, como son los talleres con niños o jubilados, donde los jóvenes graffiteros los vinculan con esta nueva forma de expresarse.

Social

Búsqueda de un equilibrio entre la necesaria convivencia cívica de las personas y el derecho individual a expresarse libremente.

Los jóvenes se apropian de un pequeño espacio de la ciudad donde dejan estampada su firma y lo hacen suyo en cierta manera.

Culturales.

Difusión de una actividad ya consolidada y con un número creciente de jóvenes que lo practican.  Mediante cursos y concursos, con el fin del desarrollo y aprendizaje de esta actividad, tanto para personas que se inician o que ya son veteranos en esta actividad.

Sello de identidad propia que identifica a la ciudad. Se identifican así diferentes zonas de la ciudad dependiendo de los artistas que trabajan en cada una de ellas.

Económicos.

Reducción de los costes por parte de la administración en la limpieza de los graffitis ilegales. Se reduce en más de la mitad el gasto con un mantenimiento anual, siendo dos, las veces que intervienen, en contraposición a la limpieza de los graffitis no permitidos.

gasto limpieza

Aportación de becas y premios para los participantes de estas actividades, por materiales. Esto además ha provocado una mayor complicidad por parte de los jóvenes, ya que, se motivan y implican en mayor medida con la actividad.

Medioambientales.

Mejora estética de zonas degradadas de la ciudad, además, de no perjudicar zonas de propiedad privada y carácter cultural.

La reducción de la limpieza de graffitis, ya que, únicamente se tratan cada seis meses, debido a la periodicidad de los mismos para poder dar la oportunidad a todos de pintar, y el tratamiento únicamente consiste en pintar en blanco estas paredes sin la actuación con productos tóxicos.

Anuncios